Secciones

Cambio Climático Y tú, ¿qué haces contra el cambio climático?

Más de 200.000 personas se reúnen durante esos días en Madrid en la COP25 para debatir qué medidas son necesarias para asegurar el «bienestar» del planeta

La COP25 es un ir y venir de gente de todas las nacionalidades. Está reuniendo en Ifema (Madrid) durante estos días (del 2 al 13 de diciembre de este 2019) a lo más «granado» en materia medioambiental. No sólo a dirigentes y altos mandatarios de 195 países, sino también a toda la comunidad científica, organizaciones sociales y personas involucradas en el compromiso contra el cambio climático.

De esta Cumbre por el Clima deberán salir las líneas base de actuación para cumplir los compromisos marcador por el Acuerdo de París en 2015. No hay mucho tiempo además, ya que en la próximo COP26 del año que viene en Escocia se leerá la cartilla a los países en materia de reducción de emisiones, el principal cuello de embudo de esta cumbre.

En los pasillos, salas de conferencias y zonas de descanso sólo se escucha hablar de temas medioambientales, y no sólo en términos de alto nivel. Grupos de la Amazonía comparten con ecologistas africanos, por ejemplo, qué prácticas ponen en marcha en sus poblados para mitigar los graves efectos que el cambio climático está provocando entre sus habitantes. Estudiantes hablan con distintas asociaciones cómo llevar el mensaje de conciencia a las aulas…

Todos, de una forma u otra, saben que más allá de las muchas medidas que deberían cerrarse en esta COP25 y los muchos frentes abiertos, pueden contribuir en reducir la huella ambiental que generamos en nuestro planeta.

Hacemos a algunos de los muchos asistentes a esta Cumbre del Clima una pregunta muy sencilla: ¿qué es lo haces por el clima? Aquí las respuestas.

José Antonio Domas, profesor, 42 años

«Tengo tres hijas pequeñas y aprendo a diario de ellas. Suelen ir recogiendo papeles y envoltorios del suelo para dármelos. Antes les decía, ‘no cojas basura’. Ahora dejo que lo hagan, me la dan y la reciclamos juntos como un juego».

«En mi trabajo a veces me llaman pesado, pero es muy típico ver cómo algunos de mis colegas tiran al suelo papeles pequeños. Les digo que no lo hagan, algunos se molestan pero es necesario que llamemos la atención a quienes ensucian nuestro planeta para que tomen conciencia».

«En mi país es muy habitual ir a coger comida para llevar los fines de semana. Nos llevamos siempre un tupper de cristal reutilizable para evitar consumir cada vez que vamos un tupper de plástico nuevo».

Rosa Tristán, periodista, 55 años

«Cuando voy a comprar al mercado miro siempre en la etiqueta la procedencia de los alimentos. A veces, los responsables de las tiendas se quedan asombrados cuando por ejemplo pregunto de dónde vienen sus kiwis. Evito también comprar pescado de arrastre«.

«Llevo siempre conmigo una bolsa de tela por si acaso necesito comprar algo. No consumo bolsas de plástico y evito todo lo que sea de un sólo uso. Poco a poco lo estoy consiguiendo, es simplemente cambiar algunos hábitos».

«Trabajo divulgando información medioambiental, por lo que estoy muy concienciada con el buen uso de los recursos. Tengo todos los cubos de reciclaje en casa (plástico, orgánico, vidrio, papel, aceite…) y no se me ocurre poner ni el lavavajillas ni la lavadora sin que estén completamente llenos».

Álvaro Jiménez, estudiante, 16 años

«Voy al instituto siempre en transporte público. Existe una buena combinación de autobús, así que ¿por qué iba a ir en el coche con mis padres? En casa intento siempre apagar todas las luces y también el ordenador si no lo estoy usando».

«En el colegio participo en charlas para educar y concienciar a los alumnos más pequeños. Nosotros, que tenemos mucha información, tenemos que servir de ejemplo a los niños de clases inferiores. Tenemos, por ejemplo, contenedores muy grandes amarillos para que los niños, cuando terminan de tomar el yogurt de la merienda, vayan todos a reciclarlo».

Alexander Reyes-Knoche, consultor, 50 años

«Soy de Perú, pero vivo en Alemania. Vengo de un país donde no se separaba la basura y en el que he tenido que aprender muchísimas cosas, sobre todo, a ensuciar menos».

«En Perú, por ejemplo, la gente pobre es la que más recicla. Cuando tienes menos recursos, te ves forzado inevitablemente a consumir menos y reutilizar más. Deberíamos tomarlo de ejemplo en los países más consumistas».

Diego Carreño, arquitecto, 48 años

«Mi madre me decía una frase siempre que creo que deberíamos poner en práctica no sólo en nuestras casas, sino también pensando en el planeta: No es más limpio el que más limpia, sino el que menos ensucia. Intento aplicarlo en mi día a día, consumir menos y generar menos basura innecesaria. No es una cuestión ideológica. Todos queremos vivir en un planeta agradable.

Yampan Delfina, activista, 42 años

«Mi contribución es pelear por los derechos de mi pueblo. Soy indígena de la Amazonía. Día tras día vemos el impacto que está teniendo en nuestros bosques, fauna y pueblo la tala descontrolada de nuestros árboles, las malas prácticas agrícolas la explotación petrolera o la minería. Hacemos presión para que estas prácticas no afecten a nuestro ecosistema«.

«Hacemos protestas, nos reunimos con los políticos, nos movilizamos en la calle para que las consecuencias de la explotación ambiental no acaben con el pueblo indígena. Somos persistentes, hombres y mujeres que seguiremos reclamando nuestros derechos. No nos rendiremos».

Cambio Climático: el planeta se apaga

En su apuesta por sumar evidencia científica, la divulgación y la informacióneltiempo.es cuenta con una sección de Cambio Climático en la que se pone el foco en la importancia de ampliar el conocimiento sobre la extensión, la evolución y las consecuencias de la actual crisis climática, «una amenaza real a la que nos enfrentamos».

Un espacio de consulta, información y análisis con contenidos que, no sólo reconocen y aportan evidencias de este problema planetario, sino que llaman a la actuación inmediata a favor del clima global.

VER MÁS: COP 25. UNA OPORTUNIDAD PARA FRENAR LA CRISIS CLIMÁTICA