Secciones

Consejos Vuelta al cole: ¿Hay más piojos con el calor?

Además de preocuparse por los libros de texto, la ropa y el calzado en la vuelta al cole, los padres en esta época temen un minúsculo insecto que puede amargar unos días a sus hijos: los piojos.

Estos bichos son más comunes en la vuelta al cole por el mayor contacto entre los niños, sea directo de cabeza con cabeza o indirecto al compartir peines, toallas, diademas, gorras con otros niños que estén sufriendo el problema.

¿Cómo afectan las altas temperaturas a los piojos?

Este otoño se espera más cálido de lo habitual, y los valores normales en esta época del año, coincidiendo con la vuelta al cole, son favorables para la proliferación de los piojos.

No hay una época de piojos propiamente dicha, están presentes durante todo el año, pero lo cierto es que está comprobado que los piojos buscan el calor para reproducirse.

En condiciones frías el piojo se pega al cuero cabelludo para mantener el calor, mientras que en temporada de temperaturas altas puede moverse con más libertad y esparcir los huevos y liendres por el cabello.

También en esta época el sol todavía invita a que los niños realicen actividades fuera de casa y así tengan más contacto con otros niños.

Consejos para combatir los piojos en la vuelta al cole

Para tratar el aumento de piojos típico de la vuelta al cole podemos hacerlo de varias formas:

  • Champús, lociones o geles especiales para piojos a la venta en farmacias.
  • Tras la ducha, todavía con el pelo mojado, se utiliza un peine metálico de dientes muy juntos. Después hay que dejar secar el pelo al aire libre, no con secador.
  • Aclarar el pelo con vinagre: una medida de vinagre por dos de agua. Pero esto no debe aplicarse después del champú antipiojos ya que podría disminuir su efecto.

VER TAMBIÉN: Evita catarros con los cambios de temperaturas

Cómo prevenir los piojos

  • Para crear un hábitat inapropiado para el piojo, debemos disminuir la temperatura del cuero cabelludo. Llevar el pelo corto o poner dos coletas son algunas de las medidas para llevar la nuca al aire.
  • Lavar el pelo frecuentemente, evitar poner la misma ropa, cambiar las sábanas y no compartir peines son algunas de las medidas básicas.
  • Vigilar la cabeza de los niños. Si sabemos que no tiene piojos pero entre los niños de su entorno sí los hay, deben utilizarse repelentes específicos.

Cómo identificar los piojos

Los piojos no tienen alas pero tienen seis patas para trepar por el pelo y llegar hasta cerca del cuero cabelludo, que es donde viven. Solo viven en humanos y se alimentan de sangre. Las hembras pueden llegar a sobrevivir hasta un mes y depositan diez huevos al día que tardan siete días en incubar.

  • Los piojos son de color grisáceo, pero se vuelven de color encarnado o marrón cuando se han alimentado de sangre. Los piojos jóvenes tienen el tamaño similar a un punto y los adultos a una semilla de sésamo.
  • Las liendres o huevos son de color blanquecino cuando están vacías y pueden llegar a confundirse con caspa. La diferencia es que la caspa se desprende fácilmente de la cabeza mientras que las liendres están pegadas, por lo que hay que desengancharlas a conciencia.
  • Las liendres que aún protegen a los piojos embriones tienen un color marrón y también están muy enganchadas al pelo.

Te puede interesar:

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder