Secciones

¿Sabías que...? ¿Vientos en España huracanados? Así se forman

Se han llegado a alcanzar vientos en España de hasta 248 km/h en Izaña en el año 2005

El viento es una corriente de aire que intenta igualar dos zonas de diferente presión. Resulta que el aire pesa. Primer dato: un metro cúbico (cajón de 1mx1mx1m) de aire seco a 20ºC y al nivel del mar pesa 1,205 kilogramos. Afortunadamente estamos acostumbrados a soportar sobre nuestro fornidos hombros el peso de toda la columna de aire que tenemos encima.

Pero el aire frío pesa más que el aire cálido y el aire húmedo más que el aire seco. Ese mayor peso se traduce en mayor presión atmosférica, que físicamente se define como la fuerza (peso) ejercida por esa columna de aire por unidad de superficie. Es una magnitud que nos ayuda a entender los movimientos de masas de aire de una forma mucho más gráfica que por ejemplo la temperatura o la humedad.

Proponemos un par de asociaciones mentales que nos ayudaran a comprender los mapas del tiempo. Un anticiclón (altas presiones) es una especie de “manantial invertido” (imagina esas bocas de riego de los parques que a veces se quedan abiertas y mana el agua sin control). Así en los anticiclones tenemos una columna de aire que pesa bastante y lentamente va expulsando parte de ese aire por su base.

Mientras que una borrasca (bajas presiones) se asemeja más a un “sumidero también invertido”, ese centro de bajas presiones absorbe el aire para hacerlo subir por una especie de chimenea interior. Todo lo que implica descenso de aire equivale a tranquilidad, mientras que todos los ascenso favorecen tiempo revuelto.

Así entre las diversas capas de la atmósfera hay importantes transporte de aire que condicionan el tiempo meteorológico. Pero en este post sobre el viento nos centramos en la capas bajas.

La diferencia de presiones

Bueno el caso es que el aire fluye de los anticiclones hacia las borrascas. Cuanta más diferencia de presión exista más flujo tendremos, es decir viento más fuerte. Las altas presiones son difíciles de mover y muchas veces tan solo dejan estrechos pasillos por lo que puedan circular esas borrascas.

Si el viento no encuentra ningún obstáculo físico en su camino (por ejemplo cuando recorre el océano), simplemente tendrá que sortear los obstáculos de presión, bordear las altas presiones para intentar alcanzar el centro de las bajas.

Las costas gallegas y el litoral Cantábrico muchas veces son un buen ejemplo de esos vientos de largo recorrido.

Pero cuando el viento llega a tierra se encuentra con obstáculos, que le hacen remontar cordilleras o canalizarse entre montañas. Pensemos en el cierzo del Valle del Ebro.

Además, nuestra latitud está muy marcada por la presencia del anticiclón de las Azores, los vientos del noreste (alisios) prácticamente definen el tiempo de Canarias. Viento que se intensifica en los canales entre islas.

El de las Azores favorece que el viento de levante se canalice frecuentemente en el Mar de Alborán.

Y disponer de un mar cerrado y poco profundo, influye mucho en Baleares y en la cuenca Mediterránea. Es bastante habitual que cualquier frente nuboso termine generando un centro de bajas presiones cerca del Golfo de León, que impulsa vientos del norte especialmente intensos al noreste de Girona (esa tramontana del Ampurdà).

Récord de rachas de viento en España

Hay mucho más que rascar sobre viento pero el post ya va largo. Aquí os dejo una tabla de rachas de viento máximas registradas en España, récord por comunidades según una serie de datos extraídos de la AEMET (algunas series abarcan desde 1938 hasta 2016). Por desgracia la mayor parte de los datos pertenecen a capitales o aeropuertos y algunos enclaves estratégicos como el Ampurdà o las cumbres de los grandes sistemas montañosos peninsulares no están presentes.

También resulta interesante echar un vistazo al siguiente gráfico, se trata de un mapa eólico elaborado por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía) para confirmar que las zonas de máximos vientos en España se encuentran en los litorales noreste de Galicia, hacía ese Ampurdà que echo de menos en la anterior tabla, en el Mar de Alborán, en el Estrecho y en los canales entre islas, sobre todo en el archipiélago Canario.

*Fuente IDAE

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder