Secciones

Previsión Una peligrosa DANA llega al Mediterráneo

Lluvias intensas, granizo, inundaciones o incluso alguna tromba marina podrían ser algunos de sus efectos

VÍDEO: ASÍ EVOLUCIONARÁ LA DANA EN EL MEDITERRÁNEO

Una DANA (Depresión Aislada en Niveles Altos) se ha posicionado con su centro entre Cataluña y Baleares y ya esta dejando desde primera hora de este lunes chubascos fuertes en la región.

La DANA con el aire frío que presenta en su interior interactuará con el aire cálido y húmedo del Mediterráneo, formando nubes de gran desarrollo vertical y potentes tormentas.

Precisamente, en todo el archipiélago balear tiene este lunes activado el aviso de nivel naranja por acumulados de 40 mm en 1 hora y fuertes tormentas, mientras que en la costa de Girona se mantiene activo el aviso amarillo por riesgos costeros por olas de 2 a 3 metros.

Las lluvias perderán algo de intensidad al final del día en Baleares, pero continuarán al día siguiente. En el resto del país predominara el tiempo poco nuboso salvo por algunas lluvias débiles en el Cantábrico que tenderán a remitir durante el día.

El efecto del mar Mediterráneo tan cálido en esta época del año tendrá sin duda un efecto amplificador sobre las tormentas, que serán muy fuertes y pueden dar lugar a inundaciones. El episodio durará bastante, al menos hasta el jueves

El efecto del mar Mediterráneo tan cálido en esta época del año tendrá sin duda un efecto amplificador sobre las tormentas

De cara al martes continuarán las precipitaciones en el archipiélago balear con avisos de nivel naranja en el norte de Mallorca y de nivel amarillo en el resto de las islas.

De madrugada, las precipitaciones pueden intensificarse en la costa levantina y catalana siendo el miércoles una jornada muy inestable en Cataluña. Allí se esperan recoger al menos 20 mm en 1 hora con fuertes tormentas que podrían ir acompañadas de granizo.

Este tipo de previsiones tienen gran incertidumbre porque dependen de la localización final de la DANA, ya que un pequeño cambio de unos kilómetros es determinante a la hora de hablar de inundaciones en una región u otra

Este tipo de previsiones tienen gran incertidumbre porque dependen de la localización final de la DANA

El jueves podrían continuar algunos chubascos débiles pero la situación tendería a remitir.

Y, ¿cómo se espera este otoño?

Las previsiones nos indican que este otoño podría ser más cálido de lo normal en gran parte del país, incluyendo las aguas del Mediterráneo. A pesar de que las precipitaciones no se esperan por encima de lo normal esto no descarta que, si entre aire frío, con un Mediterráneo más cálido puedan darse lluvias torrenciales de importancia en la región.

Este otoño 2020 si entre aire frío, con un Mediterráneo más cálido, puedan darse lluvias torrenciales de importancia en la región.

¿Más DANAs por el cambio climático?

Entre los muchos efectos que puede sufrir nuestro país debido al calentamiento global se encuentra el de un mayor riesgo de lluvias torrenciales en el Mediterráneo.

El mar Mediterráneo ofrece este ingrediente necesario para la formación de fuertes tormentas y lluvias intensas. Sus aguas más calientes al final del verano actúan como mecanismo disparador de las tormentas y lluvias torrenciales cuando se produce la llegada de una DANA.

Pero claro, hay que tener en cuenta que la temperatura del mar está aumentando con un aumento de 0,8ºC en los últimos cien años en el litoral mediterráneo español y con un ascenso muy acelerado desde 1980.

Todo ello en un proceso de acumulación de calor en los meses de primavera (mayo-junio) y que se alarga en verano hasta bien entrado el otoño (octubre y comienzos de noviembre).  

Aumento de la temperatura de la superficie del mar Mediterráneo entr el período 1982-2016. (Artículo científico: Sea Surface Temperature in the Mediterranean: Trends and Spatial Patterns Francisco Pastor
Jose Antonio Valiente
José Luis Palau )


Según las proyecciones de cambio climático para las próximas décadas, la temperatura del Mediterráneo seguirá subiendo. Esto hace que sea más fácil que se formen nubes de tipo tormentoso y que las lluvias se concentren en un menor espacio de tiempo pudiendo descargar entre 100 y 200 litros por metro cuadrado en tan solo una hora.

Además, las gotas frías han dejado ya de ser un fenómeno del otoño para pasar a estar presente nueve meses al año: desde el inicio de la primavera hasta el final del otoño.