Secciones

Previsión Cambio de tiempo radical: frío y nieve con una borrasca a partir del lunes

  • Las precipitaciones asociadas a este centro de bajas presiones comenzarían el lunes
  • Nieve y lluvia generalizadas en la primera mitad de la semana
  • Bajada de las temperaturas: tiempo invernal

El domingo podríamos tener el primer aperitivo invernal en el norte del país, ya que en las regiones del Cantábrico por la tarde ya habrá precipitaciones y una bajada de las temperaturas. En el entorno de la cordillera Cantábrica ya están previstos los avisos por nevadas, siendo de nivel naranja en el centro y valle de Villaverde (Cantabria) por unos 6 centímetros de nieve a unos 600 metros de altitud, aunque nevará en cotas más bajas.

Según las previsiones el próximo lunes una borrasca o centro de bajas presiones se situará al suroeste de la península. Las lluvias asociadas directamente a la borrasca llegarían al sur del país, aunque también se espera que produzcan precipitaciones desde primer hora en el Cantábrico, el Pirineo, Cataluña, Baleares y, de forma más dispersa, en el centro y el este.

Habrá nevadas en puntos de la mitad norte, los avisos por nevadas abarcan zonas altas de las regiones del Cantábrico y el norte de Castila y León y también en Castilla-La Mancha. Hay previstos incluso de nivel naranja en Pirineo y cordillera Cantábrica.

Mapas
Precipitación lluvia (verde), y nieve (azul) prevista para el lunes 30 a las 17 horas

Podríamos estar ante el episodio más destacado de nieve del año, estando en primavera. Hará frío en toda España (excepto Canarias).

El martes parece que se producirían las precipitaciones más importantes del episodio. Las más intensas se producirían en el sur y el este de España pudiendo producirse importantes acumulados en Andalucía, donde las tormentas serán probables, y las regiones del Mediterráneo. Destacar que en esta jornada de frío y precipitaciones muchas de ellas van a ser en forma de nieve, destacando el centro del país.

Mapas
Precipitación lluvia (verde), y nieve (azul) prevista para el martes 31 a las 14 horas

El miércoles las precipitaciones continuarían, pero de forma más dispersa. Aunque seguirá nevando en zonas altas, las lluvias serán más significativas durante esta jornada en la que se espera que las temperaturas comiencen a recuperarse.

Este episodio podría dejar precipitaciones generalizadas en forma de lluvia y nieve en casi toda la península y Baleares. Durante la primera mitad de la semana habrá tiempo inestable, con ambiente muy invernal en toda la península y Baleares. Canarias se quedaría al margen de esta situación, con temperaturas suaves por encima de los 20 grados.

Frio invernal

Las temperaturas bajarán de forma considerable a partir del lunes con un desalojo de aire frío de procedencia continental sobre la península, que podría hacer bajar los termómetros entre 6 y 10 grados en la mitad norte, por lo que en muchas ciudades las máximas se quedarían por debajo de los 10ºC. El martes el descenso se producirá en la mitad sur, extendiéndose de ese modo el ambiente invernal por todo el país (excepto Canarias).

Las madrugadas del martes y el miércoles helará en casi todas las zonas del interior.

Muchas de las precipitaciones de este episodio llegarán en forma de nieve para acabar el mes de marzo, ya que con la bajada de temperaturas también habrá un descenso de la cota de nieve. El lunes podrían producirse nevadas en cotas bajas, de unos 400 metros de altura en el extremo norte.

Las nevadas más destacadas podrían darse durante el martes en el centro y buena parte de la mitad norte, con una cota que podría rondar solo los 500 metros de altura, por lo que las nevadas podrían afectar a buena parte del mapa.

El martes están previstos los avisos por nevadas en toda la Comunidad de Madrid y casi toda Castilla-La Mancha

Previsiones cambiantes: el tiempo “loco” en primavera

Cabe destacar los grandes cambios en el pronóstico, muy significativos, que vienen dándose en los últimos días, una situación muy cambiante , algo típico de la primavera que se caracteriza por ser una estación de contrastes. En este caso, resultarán determinantes la posiciones de la zona de bajas presiones en superficie y el aire frío en altura, ya que dependiendo de su interacción las precipitaciones serían en forma de nieve/lluvia o afectarían más a unas regiones del país que a otras.