Secciones

Actualidad Una ballena se traga a un buzo y lo expulsa vivo en una playa

Rainer Schimpf se encontraba haciendo fotos a un tiburón cuando la ballena le engulló para después liberarle sano y salvo

Como si del caso de Pinocho se tratara, un acontecimiento inverosímil ha ocurrido en estos días en una playa de Sudáfrica. Rainer Schimpf, buzo de profesión y director de Dive Expert Tours, se encontraba sumergido en el mar haciendo fotos a un tiburón en la playa de Port Elizaberth (Ciudad del Cabo, Sudáfrica).

Permanecía nadando y buceando en la zona junto a un grupo organizado mientras intentaba documentar con su cámara algunas especies marinas. Fue en ese momento cuando Schimpf fue literalmente tragado por una enorme ballena.

“Estaba intentando fotografiar a un tiburón cuando todo se oscureció y sentí una presión. Supe la instante que una ballena me había atrapado”, ha comunicado el buzo a la cadena Barcroft TV.


“Estaba intentando fotografiar a un tiburón cuando todo se oscureció y sentí una presión”, recuerda el buzo

Schimpf ha asegurado que sintió una presión en la cadera pero que no sintió miedo. “Tienes que rápidamente utilizar tu instinto”, ha detallado, añadiendo que contuvo el aliento pensando en que el animal se sumergiría y le liberaría en la profundidad del mar.

El buzo es un gran conocedor de las especies marinas. Está acostumbrado a estudiarlas y tratar con ellas; por eso, sabía que las ballenas no se alimentan de seres humanos, y que lo más probable era que el animal le confundiera y finalmente le expulsara.

Y así fue. Después de ser engullido, el buzo pronto fue liberado de la boca de la ballena en una playa cercana. Lejos del temor y riesgo de los sucedido, Schimpf ha asegurado que fue “una experiencia interesante”. “Me da una conexión con la ballena que no creo que haya tenido nadie”, ha destacado, afirmando que “lo volvería hacer”.

  • A un tal Jonás le pasó lo mismo hace casi tres mil años.

    17 Y el SEÑOR dispuso un gran pez que se tragara a Jonás; y Jonás estuvo en el vientre del pez tres días y tres noches.

    Responder