Secciones

Cambio Climático ¿Un verano que durara la mitad del año? Podría ocurrir en el 2100

  • Los veranos y los inviernos son cada vez más cálidos: los primeros se alargan, los segundos se acortan.
  • La primavera y el otoño acortan su duración: el verano les gana terreno.
  • La primavera y el verano comienzan antes y el otoño y el invierno retrasan su inicio.

VÍDEO: ¿CÓMO PODRÍAN SER LOS VERANOS A FINALES DE SIGLO?

Las estaciones del año, tal como nosotros las conocemos, varían por el cambio climático. Un nuevo estudio analiza los cambios en el pasado (periodo 1952-2011) y el futuro de las 4 estaciones en latitudes medias del hemisferio norte, donde se encuentra España. Dentro de la región de estudio, los mayores cambios en los ciclos estacionales se observaron precisamente en la región mediterránea.

Así han cambiado las estaciones

Las 4 estaciones han cambiado tanto en duración como en fechas, según un estudio reciente. Durante el periodo 1952-2011 el verano aumentó de 78 a 95 días de duración. Por el contrario, la primavera disminuyó de 124 a 115 días, el otoño de 87 a 82 y el invierno de 76 a 73.

La primavera es la estación que más se está acortando, el verano es la única que se alarga.

Los resultados de este estudio se corresponden con lo que sabemos que está ocurriendo en España, donde los veranos son ahora casi 5 semanas más largos que a principios de la década de los 80.

Fuente: Wang et al 2020/Geophysical Research Letters/AGU

El futuro de las estaciones meteorológicas

En el futuro continuará esta tendencia, si no se toma acción para mitigar el cambio climático. De hecho, bajo un escenario en el que siguieran creciendo las emisiones (RCP 8.5), para el año 2100 el verano podría abarcar la mitad del año y el invierno apenas podría durar cerca de un mes.

Los cambios en las estaciones provocan grandes riesgos ambientales y de salud. Se producen modificaciones en la fenología: tanto las plantas como los animales tienen comportamientos estacionales como la floración o la migración de las aves y también se ven alterados. Los cambios estacionales también pueden provocar estragos en la agricultura, pudiendo también alargarse la temporada de polen.

VÍDEO: ¿ESTAMOS PREPARADOS PARA VERANOS ETERNOS?