Secciones

¿Sabías que...? Un enorme espejo natural

Uno de los lugares más visitados en Bolivia es este espectacular lugar, el desierto de sal más grande del mundo, el Salar de Uyuni y un enorme espejo natural.

Presenta 10.582 km2 de extensión y más de 10.000 toneladas de sal. La profundidad del salar es de unos 120 metros y existen aproximadamente unas 11 capas de sal con espesores que varían entre menos de un metro y diez metros.

En días de lluvia, las condiciones de este lugar impiden que el agua se drene de forma adecuada convirtiendo la zona en un enorme espejo natural. El desierto de Uyuni está cercano a la Cordillera de los Andes en una zona muy llana y plana. Esto hace que cuando llueve no exista ninguna formación que drene el agua. La incidencia de la luz sobre esta fina capa de agua mojada provoca la sensación de estar caminando sobre el cielo.

Como curiosidad añadir que la capacidad de este desierto para reflejar la luz es tal que la NASA lo utiliza para calibrar los satélites e instrumentos de medición. Además, este desierto constituye en una de las mayores reservas de litio y cuenta con importantes cantidades de potasio, boro y magnesio.

El área que hoy ocupa este desierto estaba cubierta hace 40.000 años por el Lago Minchin y posteriormente, hace 11.000 años, por el Lago Tauca.