Secciones

Actualidad Turismo masificado en destinos remotos: lo que hay tras la tragedia del Everest

El turismo sin límites en los lugares más recónditos del planeta tiene grandes riesgos para las personas y el medio ambiente

A solo unos pocos metros de la cima del mundo, a más de 8.500 metros de altitud, se agolpan cientos de personas esperando su turno para ascender a la cima del Everest. Una masificación turística del Himalaya que ha recorrido todo el planeta gracias a una imagen captada por un alpinista mientras aguardaba su turno.

Esa espera ha resultado fatídica para 10 de aquellas personas, la gran mayoría de ellas turistas de altura, no alpinistas profesionales.

Esta es solo una de las más recientes consecuencias de la masificación del turismo en los destinos más remotos y en los lugares más recónditos de la Tierra, pero no la única.

Por ejemplo, al final de la temporada alta en el Himalaya, después de la primavera, en el año 2018, una brigada de limpieza retiró más de treinta toneladas de basura  y unos 13.000 kilos de desechos humanos y 4.010 kilos de desechos de cocina en la zona del campo base del Everest, según el Comité de control de la contaminación de Sagarmatha (SPCC).

Un turismo controlado

En este sentido, un varios estudios señalan que cuando el turismo está diseñado únicamente para conseguir un crecimiento económico, sin un marco normativo adecuado, este progreso se logra a costa de una mayor contaminación ambiental y una degradación de la naturaleza, como se ha demostrado en lugares como Malasia  y Tailandia.

El turismo supone ya el 8% de las emisiones de gases contaminantes del mundo

Otro de estos ejemplos es el caso de China donde el turismo de masas ha emergido como una alternativa para el desarrollo económico. No obstante, sin las medidas necesarias para proteger el medio ambiente, el coste es una importante degradación ambiental.

“Nuestros resultados confirman un negativo impacto del turismo en el medio ambiente en las regiones más remotas para Ningxia, Qinghai, Gansu y Shanxi. Sin embargo, el turismo mejora la calidad ambiental de Xinjiang. Así, nuestra investigación detalla que esta relación varía dependiendo de las características provinciales específicas y políticas gubernamentales”, apuntan los autores del estudio sobre la importancia de una reglamentación adecuada.

El turismo, gran contaminante

Además, hay que recordar que los entornos más aislados son también más sensibles y más susceptibles a los cambios y a las alteraciones que puede provocar el turismo masificado y sus consecuencias, como puede ser el exceso de contaminación.

Tanto es así que se estima que las emisiones de carbono del turismo suponen ya el 8% de las emisiones de gases contaminantes del mundo, cuatro veces más de lo que se pensaba, según una investigación australiana.

Los residuos generados por el turismo pueden llegar a multiplicarse por 7 en algunas playas

En el caso de España, donde el sol y playa es uno de los bastiones de la economía, el mejor ejemplo de la consecuencia de esta masificación del turismo es que durante los meses de verano los residuos localizados en el litoral mediterráneo se triplican respecto al resto del año.

Basura y plásticos en la playa y mar

La contaminación se dispara en verano

En concreto, El Institut de Ciència i Tecnologia Ambientals de la Universitat Autònoma de Barcelona (ICTA-UAB) ha analizado y cuantificado los residuos generados por el turismo en ocho islas del Mediterráneo, y detalla que los restos de plásticos y colillas de cigarrillos son el principal problema de las playas, que acumulan una media diaria de 250.000 restos diversos de basura por kilómetro cuadrado en verano.

Así, los residuos generados por el turismo pueden llegar a multiplicarse por 7 en algunas playas muy frecuentadas tal y como detallan los autores.

Consejos para evitar los residuos del turismo

A todos nos gusta viajar y esta es además una de las principales actividades de ocio de la gran mayoría de personas. Por eso, desde Eltiempo.es te ofrecemos una serie de consejos para que puedas realizar turismo en cualquier parte del mundo pero de una manera más sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

  • No arrojes basura a la naturaleza
  • La basura que generes llevalá contigo hasta que puedas depositarla en un contenedor o un espacio adecuado para su gestión
  • Procura consumir alimentos frescos y de temporada, así reducirás de forma notable los envoltorios y envases que generas.
  • No compres recuerdos o souvenirs de especies en peligro ni que provengan de la naturaleza ya que con ello se contribuye al deterioro del entorno natural
  • En el caso de que vayas a viajar, procura llevar siempre tu propia botella de agua para poder reutilizarla. Además, en el caso de que tu destino no tenga puntos de agua potable bien localizados, una buena opción puede ser llevar filtro de agua o pastillas potabilizadoras.
  • Recuerda que la naturaleza no necesita nada de ti, así que tampoco arrojes residuos orgánicos. Estos son biodegradables pero también pueden ser dañinos para la fauna y la flora del entorno en el que te encuentras por lo que es mejor no tirarlos a la naturaleza.
  • Por su parte, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) también recoge en su página web las buenas prácticas para turistas responsables y respetuosos con el medio ambiente y las resumen en:
  • Respeta y cuida la naturaleza del lugar
  • Planifica tu visita, controla los residuos
  • Contribuye a prevenir incendios
  • No intentes tocar ni agarrar animales silvestres
  • Sé responsable en senderos y camping

Organización responsable

Y para las empresas turísticas señala que deben promover manejo adecuado de residuos provenientes de la actividad turística, promover el consumo responsable del agua y de energía y la participación de sus clientes en charlas de sensibilización ambiental y de turismo responsable, entre muchas otras.

  • Efectivamente todo lugar tiene una capacidad de carga; el turismo más que ningún otro sector debería cuidar el medio ambiente.
    Además ahora que va a venir el verano, recalcaría que la costa en general y las playas en particular, ofrecen muchas oportunidades de pasarlo bien; sin embargo, es frecuente ver a nuestros niños venir a la playa con trampas de redes; en este sentido, se les enseña a cazar animales, no a observarlos o respetarlos.

    Responder