Secciones

Consejos Trucos para evitar encender la calefacción y no pasar frío

Ahorra en la factura de la luz con estos sencillos tips y olvídate de la calefacción.

VIDEO. 5 TRUCOS PARA CALENTAR LA CASA SIN GASTAR

Las temperaturas frías han llegado a nuestros hogares, por lo que es momento de encender la calefacción. Sin embargo, ahorrar en la factura de la luz siempre es una buena elección.

Con unos sencillos trucos puedes mantener el calor sin necesidad de encender la calefacción, o al menos durante menos horas.

Utiliza materiales como la madera: Es un aislante térmico perfecto que nos aporta calor de forma natural. Tanto en carpintería interior como en suelos nos ayudará a mantener la casa a una mayor temperatura.

Instala cortinas térmicas: No es necesario que las quites en verano, pues también son capaces de aislar el calor. Aprovecha la luz del luz para abrirlas y cerrarlas cuando más te convenga.

Las alfombras no son solo decorativas: Las de lana virgen o con mezcla y las de algodón de pelo largo son muy cálidas y permiten reducir la pérdida de calor por el suelo. Son perfectos aislantes térmicos frente al frío y la humedad.

La cinta adhesiva aislante es tu amiga: Esta gran aliada es imprescindible para tapar aquellas fisuras en puertas, ventanas y rendijas por donde se escapa el aire caliente. 

Calefacción
La madera es un gran aislante térmico

No tapes los radiadores: Puedes pensar que este punto no tiene sentido si estamos evitando encender la calefacción. Sin embargo, si optamos por reducir el número de horas que la tenemos encendida, mantener el calor residual es indispensable. Poniendo ropa encima estás entorpeciendo que las habitaciones mantengan una temperatura constante.

VER MÁS. 7 CONSEJOS PARA AHORRAR EN CALEFACCIÓN

Haz uso de mantas: Como es lógico, no esperes pasar calor en invierno sin abrigarte. Aumenta la temperatura del termostato vistiéndote con ropa caliente y mantas.

La denominada temperatura de confort oscila entre los 19 y 21 grados centígrados.

Cierra las habitaciones que no utilizas: Una puerta cerrada actúa como barrera entre tú y la circulación de aire frío. Por eso, debemos mantener cerradas las habitaciones donde no estemos en ese momento. Además, habrás menos espacio que calentar y podremos gastar más recursos en los metros realmente utilizados.

Enciende velas: Unas simples velas pueden actuar como una estufa. Ponlas dentro de la bandeja de horno, enciéndelas y cúbrelas con una maceta para mantener el calor.

VER MÁS. ¡CALEFACCIÓN SOLAR CASERA PARA NO GASTAR!