Secciones

Previsión ¿Por qué no suele llover en julio?

Julio en España es un mes caluroso y seco, pero si llueve, las precipitaciones suelen estar acompañadas de tormenta. Explicamos por qué y echamos la vista atrás para ver eventos extremos de tormentas en nuestro país.

No cabe ninguna duda de que en julio el protagonista es el calor. De hecho, es el mes más cálido en nuestro país, con una media de 24ºC. Es el mes de la canícula y también el mes más soleado, con el mayor número de horas de sol del año en casi todo el territorio. Pero, sobre todo, es conocido por su falta de precipitaciones y es que, en la mayor parte de España es el mes más seco del año. Como dice el refrán, “por mucho que quiera ser, en julio poco ha de llover”.

Sin embargo, las tormentas hacen que si en julio llueve, llueva con fuerza. Por ello, este otro refrán: “aunque raras, muy violentas son por junio las tormentas”. El principal ingrediente: el calor y la convección que este propicia. 

Julio es el mes más seco del año: ¿por qué?

Nuestro país está situado entre los 35º N y los 45º N de latitud, exceptuando las islas Canarias que se encuentran en los 28º N. En su mayoría, nos encontramos en una latitud de transición entre las borrascas atlánticas del norte y los anticiclones subtropicales. 

En el verano boreal, gracias a un incremento de la radiación solar, el hemisferio norte se calienta. Bajo esta dinámica, las masas de aire que se encontraban más hacia el sur, suben hacia el norte. Esto produce que los anticiclones subtropicales suban hasta nuestras latitudes e impidan el paso de bajas presiones situadas más hacia el norte. Esto explica, de manera general, que julio sea el mes más seco en muchas partes de nuestro país. 

Las únicas áreas del país en las que julio no es el mes más seco son zonas del sistema Ibérico y el Pirineo Oriental. Estas son áreas montañosas en las que el efecto orográfico contribuye a que se produzcan tormentas de manera más frecuente. 

tormentas julio España

¿Por qué si llueve en julio lo hace de manera intensa y con tormentas?

Aunque en julio llueva poco, cuando llueve, lo hace de manera abundante en muchas partes de la geografía española. Esto sucede sobre todo en zonas montañosas del nordeste español. Esta lluvia de carácter intenso se debe a precipitaciones asociadas a situaciones de actividad convectiva y tormentosa. 

Estas tormentas se producen gracias a tres factores importantes. Uno de ellos es las elevadas temperaturas en la superficie durante el mes de julio, que favorecen la inestabilidad atmosférica.

Otro factor determinante para la formación de este tipo de precipitaciones es tener una situación meteorológica favorable a la convección. Esto sucede con la presencia de aire frío en niveles altos de la atmósfera. La diferencia de temperatura entre niveles es determinante para que se produzcan ascensos de aire.

El tercer factor que contribuye a su formación es la orografía. El relieve provoca un forzamiento que obliga a las masas de aire a ascender y, por tanto, a formar estos sistemas nubosos. Por ello, los sistemas montañosos del nordeste peninsular es donde encontramos una mayor frecuencia de tormentas. 

De hecho, es en esta zona donde encontramos el mayor número de días de tormenta en el mes de julio en nuestro país. Las estaciones meteorológicas principales del Sistema Ibérico cuentan más de 4 días de tormenta en el mes de julio, valores muy similares al número de días de precipitación del mes. 

¿Qué situaciones extremas pueden llegar a desencadenar las tormentas de julio en España?

La principal consecuencia es la formación de precipitaciones intensas, que caen de manera abundante y repentina, en cortos periodos de tiempo, y de forma muy local. Si se prolongan en el tiempo, pueden llegar a producir inundaciones, ayudadas por la aridez característica del verano. Un ejemplo de estas inundaciones son las que se produjeron en el valle de Baztán en 2014 en el norte de Navarra, en las que se contabilizaron daños estimados en 7,6 millones de euros. En esta zona, se llegaron a registrar entre 80 y 110 l/m2 en 24 horas.  

Estas lluvias intensas hacen que, a pesar de que sea un mes seco, en algunos puntos del país se registre la máxima precipitación diaria de sus registros en el mes de julio. Es el caso de Zamora, Logroño, Soria, Molina de Aragón, Daroca, Teruel y Cuenca. La mayor parte de ellas se encuentran en el citado nordeste peninsular. 

Pero las tormentas no solo van cargadas de lluvia, sino que tienen otras situaciones meteorológicas extremas asociadas. Una de ellas es el aparato eléctrico, quizá el más distinguible de una tormenta. El 8 de julio de 2002 se llegaron a contabilizar en La Rioja hasta 5.365 rayos en un solo día. 

Otro importante fenómeno asociado a ellas es el viento. Los nubes de tormenta pueden llegar a producir rachas de viento muy fuertes, incluso pueden llegar a desarrollar algún tornado o tromba marina. En Teruel, el 14 de julio de 2002 se registró su racha máxima con una velocidad de 122 km/h. En esta misma provincia, el 23 de julio de 2003, en la localidad de Valdealgorfa se produjo un tornado de categoría F-3, dejando importantes daños en cultivos. 

tormentas julio España

Aunque la lluvia en julio es poco probable en la mayor parte del país, hay que tener en cuenta que puede aparecer alguna tormenta que pueda dejar precipitaciones fuertes, sobre todo en el nordeste peninsular. Por lo tanto, hay que tenerlo muy en cuenta en nuestras vacaciones y escapadas veraniegas. 

En nuestro apartado de predicciones, podrás encontrar previsión meteorológica para hasta 14 días. Aunque a largo plazo estas previsiones suelen perder fiabilidad, siempre pueden ser útiles a la hora de prepararnos para nuestros planes de verano.