Secciones

¿Sabías que...? Top 5: las olas más grandes registradas en España

Esta semana estamos sufriendo un fuerte temporal de viento y olas en el Cantábrico. Toda la costa desde Galicia hasta el País Vasco está sintiendo los efectos con olas que ya han superado los 10 metros, pero, ¿cuáles son las olas más grandes registradas en España? ¿Se podrían producir récords?

La ola más grande registrada en España tuvo lugar hace tan solo dos años. Fue el día de Reyes de 2014, coincidiendo con un fuerte temporal. La boya de Villano-Sisargas (Cabo Vilán, Galicia) tiene el récord al medir una ola de 27,81 metros de altura. Hasta entonces el récord estaba en la boya Augusto González Linares, muy cerca de Santander. Fue el 24 de enero de 2009 con motivo de la ciclogénesis explosiva Klaus. En este caso la altura de la ola se quedó en 26,13 metros, ocupando actualmente el segundo puesto.

VEA TAMBIÉN: Mavericks, surf en una de las olas más grandes del mundo

Hay que destacar que los registros en boyas se miden desde 1996, sin embargo, hubo que esperar hasta ese año 2009 para que se formaran olas de más de 10 metros en tres distintos temporales. En ese mismo temporal, se registró también la tercera ola más grande en la boya de Cabo de Peñas (23,3 metros).

La cuarta ola más grande de España se midió en La Coruña el 9 de noviembre de 2010, concretamente en la boya del Cabo Villano Sisargas. La altura fue de 21.9 metros. Por último, para cerrar este ranking de las olas más grandes registradas en España nos tenemos que ir hasta Pontevedra. La boya de Silleiro midió en enero de 2014, 19,5 metros.

Ranking de olas en España

  • Boya de Villano-Sisargas (Cabo Vilán, Galicia): 27,81 metros
  • Boya Augusto González Linares (Santander, Cantabria): 26,13 metros
  • Boya de Cabo de Peñas (Asturias): 23,3 metros
  • Boya del Cabo Villano Sisargas (La Coruña, Galicia): 21,9 metros
  • Boya de Silleiro (Pontevedra, Galicia): 19,5 metros

¿Cómo se miden las olas?

Como pensaremos, medir olas no es fácil, y es que su tamaño varía continuamente, y mientras en un lugar puede haber una medición, cerca puede haber otra. Aunque hay varias formas de medir las olas, una de las más utilizadas es la extracción de los datos oficiales de las boyas oceanográficas. Mediante un riguroso y complejo proceso tecnológico se mide la aceleración y las direcciones a la que se mueve. Posteriormente esos datos se interpretan mediante programas informáticos.

Te puede interesar: