Secciones

Cambio Climático Todo lo que podemos perder por el cambio climático

Las consecuencias del calentamiento global ponen en riesgo la desaparición de enclaves, costumbres y especies de animales y plantas.

El cambio climático es un fenómeno global que está afectando a todas las actividades de la sociedad y a todos los rincones del planeta. Tanto es así que un reciente informe firmado por más de 11.000 científicos de 153 países concluye que la Tierra se enfrenta una “amenaza catastrófica” como es este cambio climático.

“Sobre la base de la obligación y, según los indicadores gráficos declaramos clara e inequívocamente que el planeta Tierra se enfrenta a una emergencia climática”, advierten los expertos.

Para ser conscientes de la magnitud del problema del cambio climático y de las peligrosas consecuencias que se están produciendo ya a día de hoy, desde Eltiempo.es recogemos un listado de actividades, costumbres, alimentos, lugares y animales que podrían desaparecer por culpa de este fenómeno.

Las vacaciones familiares en la playa por la subida del nivel de mar

Una de las consecuencias más peligrosas del cambio climático es la subida progresiva del nivel del mar. De hecho, los mares y océanos podrían aumentar su altura en más de un metro desde ahora hasta el año 2100, según las estimaciones de la ONU.

Padre y niña en la playa

En España, esta subida del nivel se tragará las playas de lugares como la Manga del Mar Menor, las playas de las Rías Baixas en Galicia y los enclaves como el delta del Guadalquivir o el delta del Ebro. Mientras que en el resto del mundo, los enclaves más afectados serán la costa de Bélgica, Países Bajos, Dinamarca y las playas de Bangladesh, Camboya o el Golfo de México. Una situación que pondría el peligro las vacaciones familiares de verano de miles de personas y obligaría a millones de personas que trasladar su residencia.

Las cañas con los amigos

Uno de los eventos sociales por excelencia es compartir unas cervezas y cañas con los amigos y familiares. Una actividad que podría tener los días contados tal y como la realizamos por los efectos negativos del cambio climático y su impacto del cultivo de la cebada, lo que incrementaría la producción y el precio de esta bebida.

cerveza-cambio-climatico

En este sentido, una investigación publicada en la revista Nature asegura que los rendimientos de la cebada, disminuyen bruscamente en períodos de extrema sequía y calor. En concreto, este trabajo estima que la falta de agua y las altas temperaturas producirían una disminución en el consumo de cerveza del 32% en Argentina y aumento en los precios de más del 193% en Irlanda. “Los fenómenos climáticos extremos relacionados con el clima pueden amenazar la disponibilidad y la accesibilidad económica de la cerveza”, concluyen estos expertos.

El vino en la comida

Otra de las bebidas que puede verse alterada por el cambio climático es el vino tanto en su sabor y en su producción ya que las vides son una planta muy sensible a las alteraciones meteorológicas. De hecho, según los expertos, para mantener la producción de caldos lo más probable es que los viticultores tengan que recurrir a otras variedades de plantas lo que alteraría el sabor y la calidad de los vinos actuales.

Por ejemplo, Elizabeth Wolkovich, experta de la Universidad de Harvard, señala que en Europa existe una gran diversidad de uvas para vino, entorno a cerca de 1.000 variedades plantadas, pero solo 12 de estas representan más del 80% del mercado del vino en muchos países. Una docena que no son precisamente las que mejor aguantan las condiciones climáticas cambiantes por el calentamiento global.

Tomar un café

Del mismo modo, tomar un café es una rutina y costumbre para millones personas en el mundo que podría sufrir un cambio drástico en las próximas décadas. El cultivo de café y de sus múltiples variedades está en riesgo por el aumento de los hongos, las plagas, la deforestación y el cambio climático.

café y cambio climático

De hecho, el café arábico, una de las variedades más consumidas de este tipo de bebidas en el mundo es considerada una especie en peligro por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Arroz de la paella y otros cereales

Pero no solo de las bebidas se verán afectadas, también la producción de cereales como el arroz o el trigo, alimentos básicos para comidas como la paella o el pan.

Así, en ciertos entornos de Asia, el incremento de las temperaturas de las últimas décadas ha reducido hasta en un 20% la producción de arroz. Una situación que puede convertirse en una auténtica catástrofe ya que este cereal es la base alimentaria de miles de millones de personas en todo el planeta.

Es más, según las últimas estimaciones, en el año 2100, las condiciones climáticas y el estrés del suelo inducido por el arsénico podría reducir los rendimientos de arroz en hasta el 40%.

Los paseos por la nieve y las jornadas de esquí

El calentamiento global no solo está provocando un aumento de las temperaturas, también está alterando la regularidad y el volumen de las precipitaciones, más aún si estas son en forma de nieve. Estos cambios pueden provocar que los tradicionales paseos por la nieve, la temporada de esquí o cualquier actividad invernal vea limitada su época a solo unas semanas al año cuando hasta ahora estaba siendo de varios meses.

Por ejemplo, la acumulación de nieve en el Pirineo podría reducirse en más de un 70% según las estimaciones realizadas por los expertos que realizaron el informe el Cambio Climático en los Pirineos.

Los deportes acuáticos de interior

Por otro lado, la reducción de las precipitaciones también está provocando que los embalses del interior de España acumulen menos agua. De hecho, el año hidrológico 2018-2019 ha sido el cuarto más seco de este siglo y el undécimo con menos lluvia desde hace más de 50 años.

Descenso de Barrancos en Amieva. Autor: José Suárez
Descenso de Barrancos en Amieva. Autor: José Suárez

Además de la alarmante situación de las reservas de agua, si los embalses no acumulan los suficientes recursos hídricos, tampoco se podrán realizar otras actividades vinculadas al agua en estos espacios. Así, los deportes acuáticos en lugares como el embalse de Entrepeñas, el pantano de San Juan o cualquier otro embalse pueden verse muy perjudicados tal y como ha ocurrido en años anteriores.

Bucear en paraísos submarinos con peces de colores

Otra de las actividades que puede ver mermada la variedad de percepciones y observaciones que ofrece, debido al cambio climático, es el buceo ya que al realizarse en hábitats tan particulares, como las zonas de costa o el mar abierto, la temperatura del agua juega un papel fundamental para el desarrollo de la vida.

Así, el incremento de la temperatura en los océanos puede poner en riesgo la biodiversidad marina de plantas, corales, peces de colores y crustáceos y otras especies que habitan estos enclaves tan particulares. Un drama que ya están padeciendo paisajes naturales como la zona del Mar de Alborán en Málaga y Almería o en la barrera de coral australiana.

Beber agua dulce con normalidad

El agua dulce pasará de ser un bien abundante a ser un bien escaso en muchos puntos del planeta como consecuencia del cambio climático. Es cierto, que actualmente, en las zonas más desérticas del planeta conseguir agua dulce ya es un problema real.

Sin embargo, estas áreas con escasos recursos hídricos se multiplicarán en próximos años que ya la disponibilidad de agua dulce en las latitudes medias de Europa, Asia y Norteamérica se va a reducir por el cambio climático, tal y como indica un reciente estudio publicado en la revista Science.

Respirar aire limpio

En todos los países, sobre todo en las grandes ciudades, cada vez son más frecuentes los avisos por alta contaminación por los gases emitidos por la industria y el tráfico rodado. Una polución que impide respirar aire limpio y que puede provocar graves daños en la salud de las personas.

Esta alta contaminación es consecuencia de la actividad humana pero también de la irregularidad de las precipitaciones y de alteración de los vientos que impiden la renovación del ambiente y del aire de la atmósfera.

El turismo en lugares emblemáticos como Venecia

Asimismo, la subida del nivel del mar no sólo arrasará miles y miles de kilómetros de playas también afectará a lugares tan emblemáticos como la ciudad turística de Venecia o la popular Nueva Orleans -afectada de manera recurrente por inundaciones, huracanes y lluvias torrenciales-.

Esta consecuencia del cambio climático puede provocar que estos enclaves tan turísticos dejen de serlo y pierdan gran parte de su modelo de sociedad debido a los riesgos ocasionados por este problema global.

Los viajes exóticos

La superficie boscosa del planeta no solo es el pulmón y el hábitat de millones de especies de plantas y animales, también es son unos de los lugares preferidos para realizar viajes exóticos. Además, estos bosques son unos de los principales agentes de contra la contaminación ya eliminan gases contaminantes de la atmósfera como el CO2. Sin embargo, por culpa del cambio climático y la acción del ser humano, los bosques se están degradando a un ritmo muy dañino.

Un informe conjunto de la FAO y de la ONU, el bosque está cada vez más amenazada por el crecimiento demográfico, los incendios forestales y la escasez de agua. En concreto, este estudio considera que el cambio climático es la amenaza más importante para todos los bosques, en especial el bosque mediterráneo, por el aumento de las temperaturas, los patrones de lluvia irregulares y las sequías más prolongadas.

Además, en enclaves tan exóticos como Indonesia, las autoridades han decidido trasladar construir otra capilar ante el hundimiento y paulatina desaparición de la actual Yakarta.

Por otro lado, el aumento de las temperaturas también está provocando el deshielo de los glaciares de las principales cadenas montañosas del planeta. Desde los Pirineos, donde la superficie de hielos permanentes se ha visto reducida de forma notable, hasta las cordilleras del Himalaya, las Montañas rocosas o el Kilimanjaro.

deshielo glaciares

Uno de los ejemplos más llamativos es la fragmentación del famoso glaciar Perito Moreno en la Patagonia argentina o rápido movimiento más rápido de lo normal del glaciar Planpincieux, situado en el Valle de Aosta, en los Alpes.

Animales en peligro de extinción como orangutanes y tortugas

Pero no solo la vegetación, los bosques y hielos están en grave peligro. El cambio climático también es una amenaza para decenas de especies de animales como los orangutanes, las tortugas marinas o los osos polares.

orangutanes jungla riesgo de deforestacion

En este sentido, desde la organización ecologista WWF, detallan la fauna de países del Mediterráneo, como España, está seriamente amenazada ante la notable subida de las temperaturas y que con un aumento de 2°C, el 30% de las especies de plantas y animales estarían en peligro. “De seguir el actual escenario de emisiones que conllevaría a mayor aumento de las temperaturas, la mitad de la biodiversidad de la región podría desaparecer”, apuntan desde WWF.

Cambio Climático: el planeta se apaga

En su apuesta por sumar evidencia científica, la divulgación y la información, eltiempo.es cuenta con una sección de Cambio Climático en la que se pone el foco en la importancia de ampliar el conocimiento sobre la extensión, la evolución y las consecuencias de la actual crisis climática, «una amenaza real a la que nos enfrentamos».

Un espacio de consulta, información y análisis con contenidos que, no sólo reconocen y aportan evidencias de este problema planetario, sino que llaman a la actuación inmediata a favor del clima global. Accede aquí a la Sección de Cambio Climático de eltiempo.es