Secciones

Cambio Climático Tiempo ‘loco’ en este invierno 2021: ¿qué hay detrás de todos estos vaivenes meteorológicos?

Grandes nevadas y olas de frío en Europa o Estados Unidos, mientras el Ártico se calienta intensamente

Este invierno 2021 se recordará por su tiempo «loco» por los numerosos vaivenes meteorológicos tanto en Europa como en Norte América que han sucedido. Desde copiosas nevadas, como la provocada a principios de enero en España de la mano de la borrasca Filomena, hasta la que hace unos días afectaba a Grecia. Mientras al otro lado del charco, una intensa ola de frío también ha afectado a gran parte de Estados Unidos en febrero. 

En España dos meses después, aún nos estamos recuperando de la intensa borrasca Filomena. Dejó cantidades históricas de nieve en muchas zonas del península Ibérica, y luego le precedió una intensa ola de frío que dejo a medio país tiritando. 

Cambios del vórtice polar a principios de enero de 2021. Durante estás fechas nuestro país experimento grandes nevadas seguidas de una intensa ola de frío. Fuente: NOAA

Entre esos episodios de grandes nevadas o intensos fríos, también hemos visto temperaturas mucho más cálidas de lo habitual, como las que hace unos días registraba el centro de Europa

A finales de febrero amplias zonas de centro Europa registraban temperaturas 10 a 15 grados por encima de los valores habituales. Fuente: ECMWF

Estamos viviendo una meteorología cada vez más extrema, más variable, en periodos de tiempo relativamente cortos. Desde siempre se ha considerado a febrero, como el mes más «loco» por excelencia, ya que llega marcado por altibajos meteorológicos.

Hoy lo sigue siendo, aunque le han salido duros competidores. Son muchos los meses del año que registran bruscos cambios de tiempo, y en un futuro, parece que este patrón se producirá con cada vez más frecuencia. 

¿Que ha provocado los vaivenes y extremos meteorológicos de este invierno?

Este invierno de 2021 se han juntado los elementos atmosféricos necesarios para desencadenar las anomalías meteorológicas que hemos observado.  No son nuevos, y las situaciones meteorológicas que hemos vivido en cierto modo recuerdan a otras de recientes años aunque se hayan dado en otras regiones geográficas.

Para que se registren anomalías de temperatura y precipitación tan marcadas, hace falta que el comportamiento de ciertos elementos de la circulación atmosférica del hemisferio norte cambien de patrón.

A mediados de febrero Estados Unidos también vivió una situación meteorológica muy particular. Una gran incursion de aire ártico con nevadas copiosas que paralizaron estados enteros como Texas. Fuente: NOAA

Por una parte, el vórtice polar, que actúa como un gran cinturón que mantiene encerrado el aire extremadamente frío del ártico en esa región. Por otra, la corriente en chorro que transporta borrascas y frentes junto con masas de aire hacia el sur o norte, ondulándose en mayor o menor grado.

Entre enero y febrero vivimos situaciones atmosféricas marcadas por un calentamiento de los niveles más altos de la atmosfera (estratosfera) sobre el polo norte. Un calentamiento que ayudó a perturbar el vórtice polar, permitiendo la incursión de aire extremadamente frío desde el ártico hasta latitudes bastante más meridionales de lo habitual. 

¿Qué es la Oscilación del Ártico y que relación tiene con la circulación de la atmósfera sobre el hemisferio norte? 

En meteorología, este fenómeno se puede expresar por medio de un índice conocido como la oscilación del ártico (AO). Su valor, indica con que fuerza esta apretado el cinturón que mantiene el aire muy frío en la región del ártico. Si la AO es positiva, quiere decir que el aire frío esta contenido. Si por lo contario es negativa, se pueden registrar incursiones de aire gélido hacia zonas más meridionales de Europa, Asia o América del Norte.

En ocasiones, el calentamiento estratosférico sobre el ártico puede ayudar a reforzar un patrón sinóptico que ya está marcado por una AO negativa. Una situación que puede hacer que la corriente en chorro desplace aire muy frío mucho más al sur de lo habitual. Lo vivieron este pasado febrero en zonas del sur de Europa como en Grecia o Turquía, y en el sur de Estados Unidos como en Texas. 

https://twitter.com/ScottDuncanWX/status/1366626225494634502?s=20

Las ondulaciones de la corriente en chorro observadas sobre Europa a mediados de febrero produjeron registros térmicos muy opuestos en un lado y otro del continente en latitudes relativamente bajas. Mientras el suroeste de Europa, incluyendo España, disfrutaba de valores térmicos por encima de lo habitual, Grecia, Turquía y otros países del sureste de Europa se quedaban paralizados por el frío y la nieve.

Algo similar han vivido hace unas semanas en Norte América. Aunque los expertos apuntan que no es inusual que en algún momento del inverno se produzcan estas incursiones de aire frío, llama la atención que sean cada vez más frecuentes y extremas.

¿Los inviernos del futuro serán igual de extremos?

Los cambios de temperatura que ocurren en la superficie, y en niveles más altos de la atmósfera sobre el Ártico, pueden en algunos casos, llegar a alterar el comportamiento del vórtice polar y de la corriente en chorro.

Son anomalías que en varios estudios se han vinculado al impacto que la actividad humana esta teniendo en la región del ártico. El acelerado calentamiento y deshielo siguen aumentando, y parece haber una relación entre esos procesos superficiales y la circulación atmosférica de la región

Como siempre, hace falta seguir investigando la relación entre el calentamiento que vive el Ártico y el comportamiento del vórtice polar y la corriente en chorro. Mientras tanto las predicciones de varios modelos numéricos apuntan a que habrá un aumento en la frecuencia de las situaciones sinópticas que provocan vaivenes meteorológicos como los vividos este invierno de 2021.