Secciones

Actualidad ¿Surf de río? Conoce la ola de marea o Macareo

  • Estas olas se forman en las desembocaduras de algunos ríos que desembocan en mares “bravos”.
  • El mayor macareo del mundo, puede alcanzar una altura de 9 metros y está en China.
  • VER MÁS: Los 10 ríos más largos del mundo.

Este post va de olas. ¿qué te parece este imagen de surfistas tan ordenaditos? Curiosa ¿verdad?

Cuando hablamos de olas en verano, casi instantáneamente pensamos en de personas subidas a unas tablas de surf, bronceadas, atléticas, mucho pelo al viento y adornadas con abdominales impensables para la mayoría de nosotros (sniff) y que saborean una cerveza al lado del mar durante una espléndida puesta de sol … bueno al menos esto último parece más cercano y alcanzable para el resto de “mortales”.

Como “curiosidad” sobre el surf os comentaré que hace poco leí un reportaje sobre rendimiento deportivo de un país tan atractivo como Nueva Zelanda. Analizaba a un grupo de surfistas profesionales (ojo) y resulta que cuando estaban en el agua pasaban el 54% del tiempo remando, el 28% esperando las olas, un 10% haciendo cosas de surfistas que descontrolo y solo un 8% del tiempo surfeando !!! Supongo que si eres algo menos “profesional” en una sesión de dos horas debes de estar sobre la tabla entre 2 y 8 minutos, aunque seguro que disfrutando como un macaco.

Por lo que creo que para cualquier surfista debe de ser un sueño el poder montar una ola que se mantenga estable y a punto de romper durante kilómetros y kilómetros. Pues bien esta ola existe. Es la llamada Ola de Marea o Macareo, aunque en lengua inglesa es conocida como Tidal Bore, en Brasil se llaman Pororoca, en Francia se denomina Mascaret y en Malasia Benak.

Estas olas se forman en las desembocaduras de algunos ríos que desembocan en mares “bravos”, es decir que presenten importantes mareas, como mínimo una amplitud de marea (diferencia entre pleamar y bajamar) de unos 6 metros.

Además es preciso que el río en su cuenca baja no sea muy profundo y que su entrada en el mar sea un estuario en forma de embudo con pendientes muy suaves. Bajo estas condiciones al producirse la pleamar se puede llegar a generar una onda de choque que de forma súbita se ve “liberada” en el río y asciende en contra de la corriente del mismo.

Si la marea no es demasiado grande la ola es pequeña y no suele penetra mucho en el río. Pero si la marea es importante, como es el caso de las mareas vivas, que se presentan los días de luna nueva y de luna llena, es decir cuando el Sol, la Tierra y la Luna están alineados, el macareo es más intenso. Sí además estamos cerca del equinoccio esa alineación es, digamos, más “ecuatorial” y las mareas son aún más vivas, y con ellas las olas de marea.

Aquí debo de incluir una anotación de sentido común. En este post me estoy centrando en un aspecto casi festivo o turístico de una ola especial. Pero ojo, que se trata de un fenómeno hidrodinámico que según la escala a la que se presenta puede resultar catastrófico y ocasionar graves pérdidas materiales e incluso humanas. De hecho su nombre brasileño, proroca, viene a significar “gran estruendo” porque esta ola “ruge” al ascender por el río. Algunos autores, como David K. Lynch, definen esta ola como

el equivalente hidráulico de un estampido sónico: un muro móvil de agua que arrastra la marea curso arriba …

Y es que el macareo tiene una peculiaridad. Se trata de una ola que al recorrer el lecho de un río de escasa profundidad apenas se dispersa, comportándose como una única onda, casi un muro de agua, que se desplaza a una velocidad constante. Las olas “normales” al moverse por áreas menos acotadas y más profundas, tienden a dispersarse con cierta facilidad. Pero el macareo solo pierde energía de forma lenta por la fricción con el lecho del río, por fenómenos de viscosidad y por alcanzar áreas de mayor profundidad.

Se calcula que en el mundo hay unos 60 ríos en los que este fenómeno llega a ser significativo.

El mayor macareo del mundo, puede alcanzar una altura de 9 metros, tiene lugar en China, en el río Qiantang, conocido como el “Dragón Plateado”. La ola avanza a unos 40 kilómetros por hora y penetrar en el río casi 15 kilómetros.

En el Amazonas encontramos también un famoso Macareo. Con grandes mareas vivas se forman olas de hasta 4 metros que penetran en el río varias decenas de kilómetros. Sus devastadores efectos los podemos intuir en las primeras imágenes del siguiente vídeo.

También es importante el macareo en el delta del Orinoco, que incluso da nombre a uno de sus “brazos”.

En Europa este fenómeno está prácticamente restringido a determinados ríos de Gran Bretaña y de Francia. Destaca quizás el río Severn (al sur de Gales) y, en su momento, el Sena, que hasta 1960 presentaba un macereo importante y bastante destructivo, que a día de hoy prácticamente ha desparecido a causa del dragado preventivo de su cauce.

Más exótico y “fresco” encontramos un tidal bore en Alaska, en el Turnagaim Arm que rodea Anchorage.

Bueno, acabo el post y me quedo con muchas ganas de ver un macareo, e incluso de intentar disfrutarlo (a algunos, según la última foto, parece que no les cuesta demasiado ;-). La gran pega es que si te caes o pierdes esta ola … debes de esperar 12 horas hasta la siguiente!!

Te puede interesar:

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder