Secciones

¿Sabías que...? SpaceX anuncia la identidad de su primer turista espacial

SpaceX ha dado a conocer la identidad de su primer turista espacial, que viajará alrededor de la Luna.

Mucho se ha hablado de SpaceX en los últimos meses. A principios de este año, la compañía de Elon Musk realizaba, con éxito, el lanzamiento del cohete Falcon Heavy. Ahora, en la recta final de 2018, ha revelado la identidad de su primer turista espacial, que viajará alrededor de la Luna.

El turismo espacial, un objetivo de SpaceX

No es ningún secreto que uno de los objetivos de SpaceX, y del sector espacial privado, es el turismo espacial. Es una forma de conseguir más financiación para los proyectos en los que trabajan las diferentes empresas. La idea no podría ser más sencilla ni menos apasionante. Por una cantidad de dinero (que no está al alcance de todos los mortales) es posible viajar al espacio. En este caso, viajar alrededor de la Luna en una travesía que durará una semana.

Concepto artístico del Big Falcon Rocket alrededor de la Luna.
Crédito: SpaceX

El pasado 17 de septiembre, Elon Musk, director de SpaceX, desveló que el primer turista espacial será Yusaku Maezawa. Un empresario japonés principalmente reconocido por sus contribuciones en el mundo de la moda y por una amplía colección de obras de arte. Volará a bordo del Big Falcon Rocket en 2023. Será el primer vuelo privado a la Luna y tendrá lugar en un cohete del que todavía estamos conociendo los primeros detalles.

 

El Big Falcon Rocket es el sucesor del Falcon Heavy. Algo que resulta, cuanto menos, extraño si tenemos en cuenta que apenas acabamos de ver el primer vuelo de este último. Pero lo cierto es que la historia del BFR (abreviación de Big Falcon Rocket) no es ni mucho menos reciente. Su diseño ya se planteó en 2016. Está concebido como una pieza fundamental del proyecto de SpaceX. Será capaz de volar a la Luna y entrar en su órbita… y también de viajar incluso a Marte.

El BFR es una pieza esencial

El BFR es un cohete más potente que el Falcon Heavy. Está concebido para transportar tripulación y, al igual que sus antecesores (el propio Falcon Heavy y el Falcon 9) se espera que sea completamente reutilizable. Algo que abaratará la tarea de mandar misiones al espacio. En los últimos tiempos, hemos visto que para Musk el BFR es una pieza clave en su visión de llevar la presencia humana a otros lugares del Sistema Solar.

Concepto artístico del Big Falcon Rocket despegando.
Crédito: SpaceX

Tendrá una altura de 118 metros y la capacidad de poner hasta 100 toneladas en la órbita baja de la Tierra. Es decir, a unos 400 kilómetros de altura. Si se reabastece en órbita, algo que Elon Musk espera conseguir, el BFR podría llevar 100 toneladas de carga hasta Marte. A su vez, si hubiese un puesto de repostaje en la órbita de Marte, se podría llevar a cabo misiones con destino al cinturón de asteroides e, incluso, más allá.

La nave propiamente dicha, sin contar los motores, tendrá un tamaño de unos 55 metros y una sección de carga con un volumen de 1000 m3. Será el cohete más pesado y más potente que se haya fabricado hasta la fecha. No habrá que esperar mucho para verlo en acción. Según SpaceX, su intención es realizar los primeros vuelos de prueba del BFR en algún momento de 2019. Aunque habrá que ver si los plazos se cumplen, ya que sabemos que Musk es una persona muy ambiciosa en sus objetivos.

El viaje de Yusaku Maezawa

Aunque todavía quedan cinco años hasta el viaje de Yusaku Maezawa, ya hemos conocido mucha información sobre en qué consistirá y, también, cómo se llevará a cabo. Cabe recordar que esta es la segunda vez que SpaceX propone enviar gente a la Luna. En febrero de este mismo año, Elon Musk confesaba que su objetivo era enviar, a finales de 2018, dos astronautas privados en una misión a la Luna. Algo que se habría llevado a cabo con el cohete Falcon Heavy pero, que, finalmente, fue descartado.

Concepto artístico de la sala de observación del Big Falcon Rocket.
Crédito: SpaceX

Este segundo intento, sin embargo, parece estar mucho más solidificado. Fue el propio Maezawa quien se acercó a Elon Musk con una idea muy intrigante. Su objetivo es que la misión sea un proyecto artístico al que ya ha bautizado como #dearMoon. Diversos artistas acompañarán al magnate: un director de cine, un pintor, un bailarín, un novelista, un músico, un diseñador de moda, un escultor, un fotógrafo y un músico.

La página web ya está en funcionamiento. En ella podemos encontrar un vídeo en el que se habla de la exploración espacial comercial. También podemos conocer las expectativas de Yusaku Maezawa sobre la misión. Quiere que los artistas plasmen qué sentirán cuando vean la Luna, cuando vean la Tierra desde el espacio. Quiere ver cuál será el resultado de sus creaciones en esos siete días de viaje.

Será un momento importante para la industria aeroespacial

El primer vuelo privado a la Luna será un momento importante para la industria aeroespacial. A más corto plazo, en el futuro más inmediato, la participación de Maezawa le permite a Musk contar con fondos adicionales para financiar la construcción y desarrollo del Big Falcon Rocket. A más largo plazo, la esperanza de SpaceX es que el turismo espacial no sea algo solo reservado a las personas más ricas.

Concepto artístico del Big Falcon Rocket en una base lunar.
Crédito: SpaceX

Entienden que el espacio debe ser un lugar accesible a la mayoría de la población. Por lo que esperan que, con el paso del tiempo, los costes de lanzamiento se abaraten lo suficiente para que sea una realidad. En realidad, podemos ir incluso más allá. El BFR no se utilizará solamente para viajes al espacio. Por sus características, se ha planteado que podría funcionar muy bien en vuelos intercontinentales.

Describiría un vuelo parabólico y podría cubrir grandes distancias en muy poco tiempo. Un vuelo entre Nueva York y Tokio, por ejemplo, podría llevar en poco más de 30 o 40 minutos. Por supuesto, pensando en la exploración espacial, también será una pieza importante. Si todo sale como SpaceX espera, el BFR podría convertirse en la primera piedra para establecer presencia humana, permanente, en lugares como Marte… Veremos si lo consigue.