Secciones

¿Sabías que...? Sólo seis ciudades españolas tienen protocolos anticontaminación

Las últimas lluvias y vientos han mejorado la calidad del aire tras los episodios de contaminación continuados del pasado mes

VÍDEO: ¿CÓMO NOS AFECTA LA CALIDAD DEL AIRE?

La situación meteorológica de los últimos días, gracias a los vientos, las lluvias y las borrascas, ha permitido que los altos niveles de contaminación que empeoraban la calidad del aire durante las últimas semanas hayan descendido. Una tregua que ha puesto de manifiesto las actuaciones que llevan a cabo los ayuntamientos e instituciones ante episodios de alta polución.

Según denuncian desde Ecologistas en Acción, únicamente seis ciudades españolas disponen de un protocolo anticontaminación. Estas ciudades son Avilés, Barcelona, Gijón, Madrid, Valencia y Valladolid. “Sólo estos seis ayuntamientos tienen aprobados protocolos de actuación ante picos de contaminación, aunque según la ley son obligatorios cuando se superan ciertos límites, como los que superamos la semana pasada”, señala Paco Segura, portavoz de la organización.

Avilés, Barcelona, Gijón, Madrid, Valencia y Valladolid, las únicas ciudades con protocolos anticontaminación

Desde Ecologistas señalan que la situación de la calidad del aire “es mala, malsana y manifiestamente mejorable” y que las medidas que se están tomando para paliar o reducir la contaminación no son suficientes, referidas principalmente a la reducción de la velocidad del tráfico, restricción del vehículo privado y fomento del transporte público.

“Los protocolos anticontaminación deben pasar a instaurarse en el funcionamiento normal de los ayuntamientos y no ser una medida puntual a llevar a cabo en determinadas ocasiones cuando la contaminación sea asfixiante”, alega Alberto Molinero, licenciado en Ciencias Ambientales e investigador de la Universidad de Granada.

Índice de Calidad del Aire

Según los datos, al igual que en Madrid, en ciudades como Barcelona, Getafe, Guadalajara, Salamanca, Sevilla y Zaragoza se superó el límite de dióxido de nitrógeno, establecido por la normativa en 200 microgramos por metro cúbico.

En estas ciudades no se adoptó ninguna medida, ni informativa ni de limitación del tráfico urbano al carecer de planes de acción a corto plazo o no haberlos puesto en marcha a pesar de haberse alcanzado los niveles de referencia, como la situación de aviso preventivo en el área urbana de Barcelona, omitida por la Generalitat de Catalunya”, denuncian.

Además, en las últimas semanas, los informes recogidos por el ELTIEMPO.ES sobre la calidad del aire en las 434 estaciones de medición repartidas por toda España, localidades como Zamora, Lugones en Asturias, Sa Pobla en Mallorca u Ogijares en Granada han presentado unos índices muy poco saludables o incluso peligrosos para la salud.

“Los protocolos anticontaminación deben dar paso a políticas de gestión deban ser propias y exclusivas para cada situación geográfica porque la problemática es distinta y cada ciudad tiene sus particularidades. Posiblemente las soluciones tengan puntos en común pero también haya peculiaridades a abordar para cada caso”, detalla Molinero.

Los contaminantes más peligrosos

Los principales contaminantes atmosféricos son óxidos de nitrógeno, óxidos de azufre, óxidos de carbono, materia particulada, hidrocarburos o compuestos orgánicos volátiles (COV) y sustancias oxidantes como sería el caso del ozono.

“Todos estos contaminantes de mayor peligrosidad tienen un origen-fuente común y está en la industria, en los procesos de combustión como vehículos a motor, calefacciones, en la combustión de fósiles o en la generación de electricidad”, señala Alberto Molinero, licenciado en Ciencias Ambientales e investigador de la Universidad de Granada.

Además, el investigador recalca que a estos contaminantes hay que añadir la materia particulada. “La concentración de esta depende fuertemente del transporte a través de las masas de aire provenientes de los grandes desiertos del mundo. Actualmente el Sahara aporta alrededor del 60-70% del polvo atmosférico (materia particulada) que hay a nivel mundial. Influencia muy grande para todas las regiones cercanas como podría ser la Península Ibérica y fundamentalmente la región mediterránea”, detalla Molinero

Cuándo se activa el protocolo anticontaminación

En las ciudades en las que existe un protocolo, para su puesta en marcha se debe dar una “situación meteorológica desfavorable”. Según recoge el Ayuntamiento de Madrid, este escenario se produce cuando la atmósfera no es capaz de realizar una correcta ventilación, generalmente como consecuencia de una situación de estabilidad, y los contaminantes como el dióxido de nitrógeno, las partículas en suspensión y otros agentes de polución no se disipan permaneciendo en el entorno urbano y superando los límites establecidos.

Por su parte la Comunidad de Madrid acaba de aprobar el pasado mes de noviembre un protocolo de actuación para los episodios de alta contaminación en el que incluye medidas progresivas de información, promoción del transporte público, limitación de la velocidad del tráfico y reducción de emisiones anticontaminación en las siete zonas de la región. Además obliga a los municipios de más de 75.000 habitantes a desarrollar un protocolo propio en menos de un año.

VÍDEO: CONSEJOS PARA MEJORAR LA CALIDAD DE AIRE