Secciones

Actualidad Sólo hacen falta seis minutos para que un perro muera dentro del coche

Las altas temperaturas en Europa y América del Norte de las últimas semanas han provocado el número de perros que han tenido que ser rescatados de dentro de coches bajo unas temperaturas asfixiantes. La policía en Inglaterra, Gales, Escocia, Irlanda del Norte, Irlanda y Canadá se han visto obligados a salvar a perros de una muerte segura.

Pero en Estados Unidos, un gran danés en Juneau (Alaska) y tres Rottweilers en Long Island (Nueva York) no tuvieron tanta suerte y terminaron falleciendo atrapados en un coche en plena ola de calor.

Con los años, las organizaciones de bienestar animal han elevado la conciencia pública sobre los riesgos: la institución británica RSPCA y otras organizaciones benéficas del Reino Unido lanzaron la campaña «Los perros mueren en los coches calientes» en 2016; el mensaje de otra asociación, ASPCA, era «¡Hace calor! ¡No deje a su mascota en el automóvil!».

La RSPCA Australia insiste en sus campañas de concienciación que se necesitan «solo seis minutos» para que un perro muera en un automóvil cerrado bajo temperaturas muy altas.

A pesar de esto, la gente sigue dejando a sus perros en automóviles. Entre 2009 y 2018, la RSPCA registró 64.443 incidentes de exposición a los animales y al calor en Inglaterra y Gales. Alrededor del 90% de las llamadas estaban relacionadas con perros en vehículos. Este año, la línea directa de emergencia de RSPCA recibió 1.123 informes de animales que sufren exposición al calor en solo una semana (del 25 de junio al 1 de julio de 2018). Son siete llamadas por hora.

Se necesitan solo seis minutos para que un perro muera en un automóvil cerrado bajo temperaturas muy altas

Tal vez esto sucede porque muchos de los dueños de los animales realmente no entienden lo que le sucede al cuerpo de un perro en caso de sobrecalentamiento e insolación. Si la temperatura interna de un perro supera los 41°C existe riesgo de golpe de calor, y solo el 50% de los perros sobrevive.

Algunas razas son más susceptibles que otras: perros grandes, perros con caras pequeñas, como bulldogs o boxeadores, y perros con sobrepeso o de pelo largo. Pero cualquier perro puede ser susceptible a sufrir un golpe de calor.

El coche no tiene que estar hirviendo para que esto suceda; cuando en el exterior hay 22°C, el interior de un automóvil puede alcanzar fácilmente los 47°C en una hora si no se abren puertas ni ventanas.

La ciencia detrás del golpe de calor

Cuando un perro comienza a sobrecalentarse, perderá calor al aumentar su frecuencia cardíaca y abrirse los capilares en la piel. También jadeará para perder calor a través de las membranas mucosas de su boca y nariz, y puede lamer su cuerpo para enfriarlo por evaporación.

VÍDEO: LA GUARDIA CIVIL RESCATA A UN PERRO ENCERRADO EN UN COCHE

A diferencia de los humanos, los perros no pueden sudar. Y a medida que aumenta el calor, las funciones corporales comienzan a descomponerse. El perro entra en una espiral viciosa donde el corazón comienza a fallar y expulsa menos sangre, baja la presión arterial, se acumula sangre en los órganos y el cuerpo entra en estado de shock.

Cómo tratar a perros con golpe de calor

Ya sea que la insolación se haya producido por haberlo dejado al perro encerrado en un automóvil o por una exposición continuada en una perrera o al correr a pleno sol, el efecto sobre el cuerpo será el mismo.

En los días calurosos, es necesario mantener fresco a su perro asegurándose de que tenga un lugar sombreado, bien ventilado y seguro con acceso al agua. Saque a pasear a su perro por la mañana temprano o a última hora de la noche, evitando las partes más calurosas del día. Esto también protegerá las patas de sus perros de quemarse en los pavimentos sobrecalentados.

Si observa signos de golpe de calor, como jadeos o respiración ruidosa, que se lame los costados, camina con dificultad o, incluso, se derrumba, moje una toalla y colóquela sobre la espalda del perro, o moje directamente la espalda y los costados para enfriarlo por evaporación.

Si su perro sufre una insolación, busque inmediatamente la ayuda de un veterinario. Y si ve a un perro en peligro en un automóvil en un día caluroso, llame a la policía, quien le aconsejará qué hacer.

Fuente original: TWN. Declaraciones de Jan Hoole , profesor de biología de la Universidad de Keele y Daniel Allen , geógrafo de animales de la Universidad de Keele

VÍDEO RELACIONADO: ASÍ AUMENTA LA TEMPERATURA DENTRO DE UN COCHE