Secciones

¿Sabías que...? Sol de primavera: igual de agresivo que el de agosto

En abril los rayos de sol ya son lo suficientemente fuertes como para tomar las mismas precauciones que en agosto

Cuando llega la primavera y las temperaturas agradables cualquier rato de sol nos parece bueno para estar al aire libre. Tras meses de invierno metidos en lugares cerrados apetece disfrutar de las terrazas, de los primeros baños y como no, de los primeros rayos de sol.

Precisamente durante la primavera también coincide que las personas están más blancas, por lo que buscamos coger cuanto antes ese moreno que tendremos en pleno verano. Todo esto provoca que nos lancemos al sol en esta época sin saber los riesgos que corremos, y es que el sol de primavera es tan agresivo y peligroso como el de pleno verano.

¿Por qué es tan peligroso el sol de primavera?

En el mes de abril los rayos de sol ya son los suficientemente fuertes como para tomar las mismas precauciones que en pleno agosto. Además, en primavera tenemos la piel mucho más blanca, y es más fácil que nos quememos con las primeras exposiciones.

Para que el sol no sea un problema hemos hablado con la dermatóloga Soledad Oliveros, que nos deja unos consejos para tomar el sol en primavera y evitar disgustos en esta época.

  • Tomar el sol de forma progresiva: Según afirma Soledad, debemos «tomar el sol poco a poco» para que la piel vaya cogiendo el «tono moreno» de una forma progresiva. «El primer día es muy común quemarse».
  • Echarse crema de alta protección: La dermatóloga insiste en echarnos crema siempre que vayamos a estar al aire libre, incluso dando un paseo por el mar. Aunque la protección depende de cada persona, es aconsejable utilizar al menos protección 30.
  • Utilizar gafas de sol en la playa: «La mayor parte de las cataratas son provocadas por los rayos solares». Por lo tanto, mucho cuidado con los ojos.
  • Evitar las horas centrales del día: Soledad afirma que «la agresividad del sol no tiene que ver con la temperatura ambiental», por eso, durante la primavera al hacer menos calor que en verano pasamos más rato al sol.

Ya lo sabes, aunque a todos nos gusta estar morenos y con un buen tono de piel, lo primero es la salud, y no te engañes, el sol de primavera es tan peligroso como el de agosto.

VER TAMBIÉN: ¡CUIDADO CON LA RADIACIÓN ULTRAVIOLETA!