Secciones

Actualidad Síndrome del edificio enfermo: por qué toses al entrar a casa

La falta de ventilación de los inmuebles, la descompensación de las temperaturas o las partículas químicas en suspensión tienen una gran influencia en la calidad del aire de las viviendas.

El anticiclón de las últimas semanas ha mantenido unos altos niveles de contaminación en gran parte del país lo que ha incrementado los problemas respiratorios y los síntomas de alergia a cupresáceas en muchas personas. Pero esta mala calidad del aire, no solo está en el medio ambiente, también puede aparecer en el interior de cada vivienda con consecuencias para la salud. Una situación que se denomina “síndrome del edificio enfermo” y tiene unas características concretas.

“El concepto de síndrome del edificio enfermo lo acuñó la Organización Mundial de la Salud en la década de los 80 y se refiere a él como el conjunto de enfermedades originadas o estimuladas por la contaminación del aire en espacios cerrados, siendo destacable entre otros la presencia de hongos contaminantes y sus metabolitos”, explica a Eltiempo.es Jesús Jurado-Palomo, doctor alergólogo del Hospital General Nuestra Señora del Prado de Talavera de la Reina.


El grado de humedad se asocia con un incremento de la alergia a ácaros del polvo y de esporas de moho

Esta mala calidad del aire interior de la vivienda se relaciona directamente con la insuficiente ventilación, la descompensación de temperaturas, la presencia de partículas en suspensión, el uso de bioaerosoles o gases de origen químico.

Factores que influyen en el síndrome del edificio enfermo

“Varios estudios han demostrado la proporción de síntomas alérgicos con su posible relación entre factores exógenos de alérgenos de interior por la presencia de esporas de hongos y ácaros de polvo y sus consecuencias en la salud”, subraya Jurado-Palomo.

Aunque las partículas de polen de plantas y polvo pueden ocasionar síntomas alérgicos, el síndrome del edificio enfermo tiene, en ocasiones, una vinculación con la presencia de dióxido de carbono (CO2), uno de los gases de efecto invernadero más frecuentes cuyo origen son el tráfico rodado, la industria y las calefacciones.


“Varios estudios han demostrado la proporción de síntomas alérgicos con su posible relación entre factores alérgenos de interior”

El ejemplo histórico de este tipo de contaminación fue la denominada “gran niebla de Londres” de 1952, en donde se mezclaron las bajas temperaturas, las altas presiones, la ausencia de viento y millones de partículas contaminantes.

“Este fue el peor caso de contaminación medioambiental del aire ocurrido en Reino Unido, cuya similitud la podemos encontrar en varias ciudades del medio urbano”, defiende Jurado-Palomo.

Humedad en el hogar al tender la ropa

Sin embargo, existen otros agentes que pueden influir en la calidad del aire del interior de las viviendas y que también tienen una relación con los síntomas que puede causar el denominado síndrome del edificio enfermo. Factores como la falta de higiene en el inmueble, el deterioro del edificio y la contaminación del interior pueden afectar notablemente a la salud de las personas.

Así, en 2012, un equipo de expertos estudió la relación de ropa tendida dentro de los hogares con ciertas patologías y concluyó que muchas viviendas donde se secaba la ropa en el interior tenían un alto nivel de humedad, como consecuencia del secado de colada dentro. “Este grado de humedad se asoció con un incremento en de la alergia a ácaros del polvo y de esporas de moho”, advierte el experto alergólogo.

VÍDEO RELACIONADO: ¿CÓMO AFECTA LA CALIDAD DEL AIRE A LA SALUD?