Secciones

Cambio Climático Siberia llega a los 30ºC, diez grados por encima de lo normal en la zona

Durante esta semana se ha llegado a alcanzar 30ºC en la región del ártico ruso. Estas altas temperaturas conllevan un aceleramiento de la fusión del permafrost.

A nivel mundial el mes de mayo ha sido el más cálido desde que tenemos registros de datos, aunque para Europa fue mas frío de lo habitual.

Sin embargo, hay una región de nuestro planeta que ha llamado mucho la atención por las altas temperaturas que han estado registrando, de hasta 10ºC por encima de la media. Esta zona es Siberia, hogar de la mayor parte del permafrost —terreno permanentemente congelado— del planeta.

Esta misma semana llegaban a registrarse 30ºC en Nizhnyaya Pezha, una región del ártico ruso.

Fusión del permafrost: un riesgo potencial para el cambio climático y nuevos virus

Estas altas temperaturas en la región han producido una ruptura muy temprana del hielo así como un aceleramiento en la fusión del permafrost.

El permafrost es la capa de terreno que se encuentra permanente (perma) helada (frost) durante dos años o más consecutivos. Tiene una edad geológica de más de 15.000 años y se encuentra bajo la capa de suelo activa que pisamos principalmente en Canadá, la Antártida, Alaska, Rusia, Mongolia y norte de Europa.

Cubre aproximadamente el 24% de la superficie de del hemisferio norte (17% de la superficie terrestre) y almacena inmensas cantidades de metano y dióxido de carbono: unos 1.85 billones de toneladas, cantidad que representa aproximadamente la mitad de todo el carbono orgánico almacenado en los suelos de la Tierra.

Si este se funde, esas cantidades de carbono pueden expulsarse a la atmósfera acelerándose el proceso de calentamiento global y agravándose los efectos y consecuencias del cambio climático.

Así mismo existe la posibilidad de que antiguos virus puedan aparecer atrapados en el permafrost. Ya ha ocurrido antes, se han encontrado muestras de la viruela, la gripe española, el ántrax o antiguos virus gigantes.

Pero, además, el permafrost y su fusión han producido un grave desastre ecológico en la región del ártico ruso. Debido a estas altas temperaturas, el terreno se ha vuelto más inestable y el pasado 29 de mayo produjo el vertido de 21.000 toneladas de diésel almacenados en depósitos en la región.

Se considera uno de los desastres ecológicos mas graves desde el petrolero Exxon Valdez, que en 1989 encallo en las costas de Alaska produciendo mas de 30.000 toneladas de vertido al mar.