Secciones

Actualidad ¿Se ha acabado la sequía con las últimas lluvias?

Las últimas lluvias han provocado riadas en el Ebro y embalses desaguados en el Duero, mientras la sequía continúa en otras cuencas

Las lluvias y nieves de los primeros meses del año han conseguido elevar el volumen del agua embalsada en España hasta el 65%, por encima de los registros del 2017 y muy similares a la media de la última década.

Unas precipitaciones que han apaciguando la alarma de sequía en gran parte del país como se ha podido comprobar recientemente con el desbordamiento del río Ebro o con el desembalse de agua en la zona norte del país.

Situación de los embalses (17/4/2018)

Situación de los embalses (17/4/2018)

Los embalses de las cuencas de Galicia, País Vasco, Cantábrico Oriental y en la zona de la cabecera del Ebro se encuentran con unas reservas por encima del 85% y hasta el 100% que, sin duda, aumentarán por el proceso del deshielo y la fusión de la nieve.

Diferencias entre cuencas hidrográficas

Las características geográficas del país y la influencia de las principales borrascas y precipitaciones en la zona norte configuran un panorama muy diverso en cada región incluso en cada cuenca. Un ejemplo es la cuenca del Ebro donde, a pesar de las inundaciones de la última semana en la zona de La Rioja, Navarra y el Alto Ebro, la situación es muy diferente en función de cada comarca.

A pesar de las inundaciones en algunas zonas de la cuenca del Ebro, la situación es muy diferente en función de cada comarca

Desde la Confederación Hidrográfica del Ebro señalan a Eltiempo.es que existen unas grandes diferencias entre las cuencas y subcuencas que agrupa la confederación, especialmente en aquellas que forman parte de la margen izquierda y la margen derecha del río.

*Situación del río Ebro abril 2018. Fuente: Javier Vegas

“La reserva de agua embalsada en esta fecha es de 6.159 hm³, lo que representa un 81% de la capacidad total de embalse de la confederación hidrográfica del Ebro. En la actualidad superamos la reserva de agua de los últimos cinco años (de 2013 a 2017) y nos encontramos por encima de la cifra de 2017 y de la del mínimo, que se produjo también en el año 2017”, detallan en su último informe.

No obstante, si se analiza solo la situación de la margen derecha del Ebro muestra una diferencia muy notable que refleja las variaciones geográficas dentro de la misma cuenca

“La misma estadística para la reserva de la margen derecha arroja que la reserva actual de la margen derecha es de 320 hm³, el 50% de la capacidad máxima de la margen derecha. En la actualidad no superamos la reserva promedio de los últimos cinco años (de 2013 a 2017) y nos encontramos por debajo de la cifra de 2017 y de la del mínimo, que se produjo en el año 2017”, estiman desde la institución a diferencia con la margen izquierda del río Ebro.

Júcar y Segura: cuencas muy bajas

Una situación similar ocurre en la cuenca del río Tajo. Los pantanos de la cabecera se encuentran a unos niveles mínimos, con la reserva justa para autorizar un nuevo trasvase de agua al Levante, con unos registros que alcanzan solo el 16% de su capacidad como es el caso del embalse de Buendía, 10 puntos por debajo de la media de la última década.

Por contra, pantanos del final de la cuenca del Tajo, como el caso de Alcántara en Cáceres se encuentran al 80% de su capacidad.

Hay que destacar que tanto la zona del Júcar y el Segura, las dos cuencas de influencia del Levante, se encuentran bastante por debajo de la media de los últimos años, con volúmenes escasos del 31% y 26% respectivamente. Una situación alarmante en una de las regiones más pobladas de España y de mayor actividad turística de cara a la temporada alta.

VÍDEO: EL EBRO, DE LA SEQUÍA AL DESBORDAMIENTO

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Pues si sol que abrasa, estelas que aparecen y desaparecen segun el dia, anticiclones que se quedan meses, borrascas interminables que dejan menos agua de la que traen, cielos sucios, bosques muriendose y mucha gente a medio gas. Que siga el espectáculo, vamos a hacer que no pasa nada mirntras envenenan nuestra atmósfera. Es lo que toca

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder