Secciones

Cambio Climático Septiembre cierra con reducciones de contaminación por NO2 en casi toda la Península

Las concentraciones de NO2 se sitúan en septiembre por debajo de los valores de años anteriores, hasta un 30% en algunas ciudades.

Durante este anómalo comienzo de curso las concentraciones de dióxido de nitrógeno (NO2) han disminuido con respecto a los dos años anteriores. En base a los datos desde el 31 agosto al 27 de septiembre, ofrecidos por la Agencia Europea de Medio Ambiente, se observa una disminución de entre el 12% y el 33% en las grandes ciudades peninsulares analizadas.

Concentraciones de NO2 en el mes de septiembre para 8 ciudades, de izquierda a derecha se muestra la concentración promedio de los años 2018 -2019, datos del pasado mes de septiembre y el porcentaje de reducción de este año respecto a los dos anteriores. Fuente: Agencia Europea de Medio Ambiente.

La disminución respecto al promedio de los años 2018 y 2019 ha sido menor en las ciudades del norte y noreste peninsular, un 12% en Bilbao, 14% en Zaragoza y hasta un 18% en Barcelona. En cambio en Valencia y Sevilla, las reducciones han sido superiores al 20%.

Entre las ciudades con mayores cambios destaca Vigo con hasta un 33% de reducción en la concentración del dióxido de nitrógeno. Murcia y Madrid, ambas con un 29%, también muestran una gran disminución de este contaminante.

En las ciudades de la Comunidad de Madrid la reducción ha sido particularmente notable durante la segunda quincena del mes.

Evolución en Madrid

En el caso de Madrid, esta reducción es similar a la de otras ciudades cercanas de la comunidad de Madrid. En Getafe la disminución con respecto a años anteriores ha sido de hasta un 27%, de un 37% en Coslada y de un 18% en Leganés. Promediando, la reducción en estas ciudades madrileñas es de un 28%.

Variación semanal de la concentración de NO2 durante el mes de septiembre para cuatro ciudades de la Comunidad de Madrid, en barras se ilustran los valores promedio de los años 2018-2019 y con líneas los datos del 2020. Fuente: Agencia Europea de Medio Ambiente.

Analizando la evolución semanal de las concentraciones de NO2 en las cuatro ciudades de la Comunidad de Madrid estudiadas se observa que el cambio con respecto a los dos años anteriores ha sido mayor las dos últimas semanas del mes. Las concentraciones han caído casi a la mitad respecto a los dos años previos.

¿Qué ha sucedido este año?

El confinamiento y la consecuente reducción del tráfico iniciados en marzo debido a la COVID-19 trajo consigo una mejora en la calidad del aire de nuestras ciudades. En particular se redujeron drásticamente las concentraciones del dióxido de nitrógeno, cuya principal causa en las ciudades es el tráfico rodado. La disminución en algunas ciudades fue de hasta un 65% respecto a años anteriores.

Con la desescalada las concentraciones de NO2 volvieron a aumentar, pero manteniéndose en niveles inferiores a años previos. Con la llegada de septiembre se comprueba que las concentraciones de NO2 siguen manteniéndose por debajo de valores observados en años anteriores.

¿Ha cambiado la movilidad en nuestras ciudades?

Los informes de tendencias de movilidad ofrecidos por Apple, que contabiliza los cambios diarios en las solicitudes de indicaciones por tipo de transporte, mostraron una clara tendencia a la baja en la movilidad debido al confinamiento. Desde que en marzo se redujo drásticamente ha continuado en niveles muy por debajo de los datos en enero. Aunque a partir de la desescalada la movilidad fue aumentando paulatinamente.

Con los datos que Apple ofrece para las grandes ciudades de Madrid, Sevilla y Barcelona, se observa que la movilidad en coche, transporte público y a pie durante el mes de septiembre continúa en niveles inferiores a los de febrero.

Cambios en las de tendencias de movilidad para cuatro ciudades y la Comunidad de Madrid, en base a los cambios diarios en las solicitudes de indicaciones por tipo de transporte: coche, transporte público y caminando. Fuente: Apple.

En la Comunidad de Madrid también se observa esta reducción respecto al mes de febrero. La única excepción es la ciudad de Valencia, donde el uso del transporte público parece haber aumentado.

Rol de la meteorología

Entre las causas para la variación de las concentraciones de NO2 se ha tener en cuenta el papel de la meteorología. Las lluvias asociadas a borrascas y las situaciones de inestabilidad favorecen la dispersión de los gases contaminantes y la reducción de la contaminación. Septiembre ha sido un mes meteorológicamente muy activo: comenzó con una DANA en el Mediterráneo y después hemos sufrido el impacto de varias borrascas consecutivas.

Por tanto, es posible que la reducción de las concentraciones del NO2 durante el mes de septiembre, respecto a años anteriores, sea la consecuencia de diversos factores y no se deba solo a los cambios en la movilidad.