Secciones

Consejos ¿Se puede sobrevivir si te cae una avalancha de nieve?

¿Cómo sobrevivir a una avalancha de nieve? ¡Sigue estos consejos porque sí es posible!

VÍDEO: UN ESQUIADOR SE SALVA TRAS CAERLE UN ALUD EN ASTÚN


Cada invierno, cientos de personas se ven atrapadas en aludes y avalanchas. Lo primero que hay que indicar que prevenir siempre es curar, y que lo más importante aquí es intentar evitarlos a toda costa. Sobra decir que se recomienda no caminar fuera de ruta ni por lugares nevadas en donde pueda haber riesgo de avalanchas, al igual que la práctica del esquí fuera de pista.

Sin embargo, en caso de verte envuelto en una zona donde es posible que se sucedan aludes, lo más recomendable es siempre permanecer con los 5 sentidos alerta. Los desplazamientos violentos de grandes masas de nieve son completamente inesperados. Y en caso de vernos sorprendidos por alguno, los expertos sí indican una serie de recomendaciones para intentar sobrevivir a ellos.

La información es poder, así que lo primero debemos saber es en qué consiste una avalancha de nieve, conocer cuándo se produce y rodearnos de gente experimentada, pero si un día nos vemos afectados, ocurre todo tan rápido que no es fácil tomar decisiones. Aunque suele ser el instinto de supervivencia el que maneja nuestros actos, no está de más saber posibles soluciones.

En caso de vernos sorprendidos por una masa de nieve cayendo sobre nosotros, lo primero que debemos hacer es intentar huir de la trayectoria descendente del alud. Si descendemos de forma vertical, lo normal es que nos veamos alcanzados por él, ya que es más rápido que nosotros. Por eso debemos siempre desplazarnos hacia un lateral.

Lo primero que debemos hacer es intentar huir de la trayectoria descendente del alud

Posteriormente debemos desprendernos de material que llevemos encima, como bastones o esquís que puedan hacer de ancla y dejarnos atrapados. Si vemos que la avalancha de nieve nos está alcanzando, es momento de luchar para permanecer en la superficie. Una buena forma es hacer movimientos similares a cuando nadamos.

Siempre que se pueda hay que buscar algo donde agarrarnos, como puede ser una roca o árbol. Además, nos cubriremos la cabeza para evitar fuertes impactos y cerraremos la boca.

Una vez que notamos que el alud ha cesado pero estamos cubiertos de nieve, debemos mantener la calma y respirar lentamente para no agotarnos. Necesitamos crear a nuestro alrededor una cámara de aire para respirar. Si no podemos movernos esperaremos a que nos vengan a rescatar.