Secciones

Cambio Climático ¿Se podría convertir el plástico de los océanos en gasolina?

¿Sabías que más del 80% de la basura marina son plásticos? Cada vez más empresas utilizan el plástico que acaba en los océanos para reutilizarlo como petróleo.

VIDEO. 10 ALTERNATIVAS PARA QUE USES MENOS PLÁSTICO

El plástico, a pesar de ser un gran invento del siglo XX, también supone una amenaza para el medio ambiente. Más del 80% de la basura marina son plásticos, un dato que demuestra que una vez que llega a la naturaleza su descomposición es muy lenta, acumulándose en mares, océanos y playas.

Este gran impacto medioambiental y económico multimillonario ha hecho saltar las alarmas, y Europa ha decidido poner fin prohibiendo el 2021 el plástico de un solo uso. Además, las bolsas de plástico desaparecerán de nuestra vida y solo se utilizarán aquellas que sean compostables.

Sin embargo, ahora se quiere reutilizar ese plástico como petroleo, y es que para producir las 260 millones de toneladas de plástico que consume el mundo cada año se requiere el 7% de la producción anual de petróleo.

Son varias las empresas que buscan una reencarnación como combustible. La empresa japonesa Blest ha creado una máquina capaz de convertir el plástico en gasolina, diesel o keroseno. El procedimiento es introducir el plástico en un depósito y calentarlo hasta que se funde. El gas resultante atraviesa mediante un tubo un depósito de agua fría que convierte el gas en petróleo y que pueda posteriormente ser utilizado como combustible.

Más del 80% de la basura marina son plásticos

La startup Biofy también nació con la idea de cerrar el círculo de vida del petróleo y convertir las miles de toneladas de residuos plásticos que producimos en el planeta en combustibles. Se obtiene a partir de residuos plásticos que no pueden reciclarse, como bolsas de la compra o de snacks, embalajes, tubos de pasta dentífrica y otros derivados contaminado. Es decir, de materiales plásticos que se acumulan en los vertederos y el océano.

Cada vez más empresas utilizan el plástico que acaba en los océanos para reutilizarlo como petróleo.

Pese a que la idea de convertir el plástico en combustible no es nueva, el problema radica en las posibilidades de comercialización. La duda es si se gasta más energía de la que se obtiene en el proceso y cual es el impacto medioambiental, debido a que en el proceso se liberan moléculas altamente contaminantes.

VER MÁS. ENORME MAR DE PLÁSTICO EN HONDURAS