Secciones

Actualidad Se ha registrado un calentamiento súbito estratosférico: ¿qué es y cómo puede afectar a España?

Se ha registrado un calentamiento súbito estratosférico en el Hemisferio Norte. Este evento estratosférico de gran magnitud es capaz de alterar el tiempo en España durante las próximas semanas.

La estratosfera polar del Hemisferio Norte está sufriendo ahora mismo un abrupto calentamiento. Este fenómeno se conoce como calentamiento súbito estratosférico y es capaz alterar la meteorología hasta dos meses después desde que se produce. Explicamos qué es y cómo nos puede afectar.

Representación gráfica del calentamiento súbito estratosférico.

¿Qué son los calentamientos súbitos estratosféricos?

Los calentamientos súbitos se dan en las latitudes polares del Hemisferio Norte, en latitudes superiores a los 60ºN. Además, como su nombre indica, se producen en la estratosfera, en concreto cerca de los 10 hPa, es decir, en torno a los 30 kilómetros de altura sobre la superficie.

La estratosfera polar tiene unas características particulares, que poco se parecen a los patrones que conocemos en la troposfera. Durante los meses del verano la estratosfera polar está dominada por los vientos zonales del este, mientras que durante el invierno soplan con fuerza los vientos zonales del oeste.

Estos vientos del oeste conforman el vórtice polar, que separan las frías masas polares de las masas cálidas de latitudes más bajas. Cuanto más intenso el vórtice, menor mezcla de masas de aire habrá y más fría estará la estratosfera polar.

Fortalecimiento del vórtice polar del Hemisferio Norte.

Sin embargo, hay inviernos en los que estos vientos sufren un fuerte debilitamiento. Este cambio de los vientos supone un abrupto debilitamiento del vórtice polar y las temperaturas se disparan, de ahí el nombre de calentamiento súbito.

Y este invierno, ¿qué está pasando?

Durante este invierno hemos visto como el aumento de las temperaturas comenzó con el cambio de año, por tanto, podemos decir que se ha producido un calentamiento súbito estratosférico. Pero, todavía estaríamos hablando de un calentamiento súbito estratosférico “menor”.

Temperatura de la estratosfera polar del Hemisferio Norte, a 10 hPa. La línea roja muestra el abrupto aumento de la temperatura con el cambio de año. La línea azul corresponde a la climatología.

Para que se produzca lo que se conoce como un calentamiento súbito estratosférico “mayor” el viento zonal tiene que cambiar de dirección: los vientos del oeste, predominantes durante el invierno, tienen que pasar a ser del este. Considerando el promedio zonal del viento zonal a 10 hPa y a 60ºN, este cambio se acaba de producir el 5 de enero del 2021, fecha con la que se registrará este evento.

Este tipo de calentamientos súbitos estratosféricos mayores se suelen producir 6 o 7 inviernos por década. Pueden incluso darse hasta dos eventos en un mismo invierno. Además, el vórtice polar puede debilitarse de dos formas distintas, desplazando su posición o partiéndose, lo que en inglés se conoce como “split”. Este año el vórtice ha dividido y muestra dos núcleos separados.

¿Cómo nos puede afectar?

Este exceso de calor producido en la estratosfera se propaga hacia abajo con el paso del tiempo, llegando a afectar a la troposfera en los dos meses siguientes a la ocurrencia del evento.

Propagación descendente de la señal asociada al calentamiento súbito estratosférico, desde que se registra el día cero hasta los próximos 90 días. Fuente: IPCC, imagen modificada de Baldwin y Dunkerton (2001).

La circulación de masa que se desplaza hacia abajo impacta en las latitudes polares, aumentando la presión del nivel del mar en superficie. Al aumentar la presión sobre la baja de Islandia, se debilitan las altas presiones de las Azores. Este patrón se corresponde con la fase negativa de la Oscilación del Atlántico Norte.  

Esta configuración provoca que las borrascas que vienen del Atlántico se desplacen hacía el sur de Europa. De modo que en el Mediterráneo tenemos un aumento de la precipitación y temperaturas más cálidas. En cambio, en el norte de Europa las condiciones atmosféricas son más secas y frías. Por tanto, aunque la relación no es directa, este evento puede favorecer que tengamos en España un invierno más cálido y húmedo de lo habitual.

Fase negativa de la Oscilación del Atlántico Norte.

¿Sucede lo mismo en el Hemisferio Sur?

En el Hemisferio Sur estos eventos son muy poco frecuentes. El vórtice polar del Hemisferio Sur es muy intenso y, por tanto, es mucho más difícil debilitarlo. Desde que se tienen registros solo se ha registrado un calentamiento súbito estratosférico con cambio de viento asociado, en el 2003. En el 2019 se registró un calentamiento súbito estratosférico menor, observándose solo un aumento de la temperatura.

VÍDEO: DEBILITAMIENTO Y FORTALECIMIENTO DEL VÓRTICE POLAR