Secciones

Actualidad ¿Se esperan más golpes de calor este año por las mascarillas?

Los golpes de calor pueden provocar importantes problemas de salud derivados del aumento de la temperatura del cuerpo por encima de los 40ºC

VÍDEO: MASCARILLAS Y CALOR, ¿CÓMO SOBRELLEVARLO?

La mascarilla es un medida preventiva para evitar los posibles contagios por coronavirus obligatoria en muchos casos y muchos lugares. Además, también es cierto que su uso reiterado y durante largos periodos de tiempo puede producir incomodidades, pequeñas lesiones e irritación.

Pero, con la llegada del calor, ¿se esperan más golpes de calor este año por debido al uso de las mascarillas?

“La mascarilla no debe considerarse un factor de riesgo añadido o una causa de que aumente la posibilidad de golpes de calor, ya que el golpe de calor es consecuencia de la exposición o sobreexposición a temperaturas elevadas, o el esfuerzo físico excesivo con alta temperatura ambiente”, apunta a Eltiempo.es el doctor Lorenzo Armenteros del Olmo, portavoz para el COVID-19 de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

La mascarilla no contribuye de forma negativa a un mayor riesgo de sufrir golpes de calor este verano

Así, según este experto, este trastorno produce un fallo en el sistema termorregulador del cuerpo humano, al elevar la temperatura del organismo por encima de los 40 grados con importantes consecuencias para la salud.

“En este mecanismo de producción, la mascarilla no contribuye de forma negativa, por lo que no debe dejar de usarse ya que está comprobado su mecanismo protector y además es obligatorio su uso”, recalca Armenteros.

En esta línea, desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) explican que un golpe de calor se caracteriza por un fracaso de los mecanismos de termorregulación, lo que  condiciona un aumento extremo de la temperatura corporal y un fracaso multiorgánico. «La mascarilla puede darnos la sensación de agobio pero realmente no produce calor ni hace que aumente nuestra temperatura corporal», detalla Mª Esther Gorjón Peramato, enfermera de Emergencias y responsable de Enfermería SEMES.

Síntomas de los golpes de calor

Es importante recordar que los síntomas de un golpe de calor siempre conllevan una elevación de la temperatura corporal, llegando incluso a superar los 40º y un estado mental confuso, aturdimiento, somnolencia, dificultad para hablar y para hacerse entender, incluso a veces el afectado puede agitarse con temblores, irritabilidad, calambres e incluso convulsiones.

Además, también este trastorno también puede acarrear náuseas y vómitos, taquicardia, piel caliente, enrojecida. “La piel puede estar seca, o si se activa la sudoración, como mecanismo para desprender calor y reducir la temperatura, puede llegar a ser sudoración abundante”, detalla este experto.

Golpes de calor en el trabajo

Por su parte, varios sindicatos han destacado que la mascarilla, además de ser una medida obligatoria, puede provocar un exceso de sudoración y por tanto de deshidratación por lo se incrementan las probabilidades de padecer trastornos relacionados con las altas temperaturas como los golpes de calor.

El uso obligatorio de mascarillas en ciertos trabajos más físicos sí puede provocar estrés térmico y se debe evaluar como un riesgo laboral

“La pandemia debida a la COVID-19, dado que se obliga al uso de mascarillas, puede agravar el riesgo de sufrir estrés térmico, algo que las empresas deberán tener en cuenta en la evaluación de riesgos laborales”, detallan desde UGT.

En concreto, este sindicato recalca que las mascarillas incrementan la sensación de calor y eleva la temperatura corporal porque su utilización impide la entrada de aire fresco al cuerpo de manera normal.

“Las autoridades sanitarias deberían valorar si el uso de mascarilla podría desencadenar en un golpe de calor y ofrecer recomendaciones para su uso en los casos de trabajos expuestos a temperaturas extremas”, advierten.