Secciones

Actualidad Esta noche tendremos la última súperluna del 2019: la luna del gusano

La luna llena de marzo será la última súperluna que observaremos en este año 2019

Llega el mes de marzo y, con él, la primavera. No tendremos que esperar mucho para disfrutar de la primera luna llena de la nueva estación, porque le daremos la bienvenida el 21 de marzo. Además, será la última súperluna que observaremos en este 2019.

La última súperluna de 2019

La luna llena de marzo será, como las anteriores, una superluna. Es decir, nuestro satélite entrará en fase de luna llena coincidiendo con el punto más cercano de su órbita en torno a la Tierra. Algo que provocará que la veamos alrededor de un 10% más grande de lo habitual. Una diferencia de tamaño, sin embargo, que solo es realmente apreciable para un ojo experto.

Los observadores más casuales de la Luna no notarán la diferencia. Nuestro satélite entrará en fase de luna llena a las 02:44 (horario peninsular, la 01:44 en las Islas Canarias).

luna llena de marzo 2019 superluna de marzo

Tan solo unas horas antes, a las 22:44 del 20 de marzo, daremos la bienvenida a la primavera. En esa jornada, la noche del 20 al 21 de marzo, nuestro satélite será visible desde las 20:18 hasta las 07:44. La Luna se encontrará en la región de la constelación de Virgo. Será, además, el único fenómeno destacable en esas fechas.

Nuestro satélite entrará en fase de luna llena el 21 de marzo a las 02:44 horas

De hecho, hasta el 27 de marzo no tendremos otra cita con el firmamento. Una en la que, por cierto, la Luna volverá a ser protagonista. Nuestro satélite estará en conjunción con Júpiter, el planeta más grande del Sistema Solar.

Visualmente, en la madrugada del 27 de marzo, la Luna y Júpiter parecerán estar muy cerca en el firmamento. Aunque, en realidad, estarán separados por cientos de millones de kilómetros. Como siempre, si lo que deseas es fotografiar la superficie de la Luna, es muy aconsejable esperar a las fechas de cuarto creciente o menguante.

Es entonces cuando las sombras proyectadas en su superficie son más largas. La luz de la luna llena oculta también los objetos y fenómenos más tenues. La buena noticia, por otro lado, es que serán unas fechas muy tranquilas.

Pocas grandes citas con el firmamento

El mes de marzo va a destacar por ser un mes de mucha tranquilidad. Al menos en cuanto a fenómenos visibles, que recompensarán especialmente a los madrugadores. Además de la cita con la luna llena, podremos presenciar tres conjunciones.

El 2 de marzo, una conjunción entre la Luna y Venus que será visible en las horas previas al amanecer. El día 11, una conjunción entre la Luna y Marte, la única que será visible por la tarde. día 27, la ya mencionada conjunción entre la Luna y Júpiter y, el 29, una conjunción entre la Luna y Saturno.

superluna de marzo 2019

Además, por las fechas de la luna llena, este año también será difícil realizar el popular maratón Messier. Consiste en observar, en una sola noche, los 110 objetos que componen el catálogo elaborado por el astrónomo francés Charles Messier.

En él se incluyen muchos de los objetos más conocidos del firmamento, como la galaxia de Andrómeda o la Nebulosa del Cangrejo. Es una actividad relativamente popular entre los astrónomos aficionados y es a mediados de marzo cuando se lleva a cabo. Este año, esas fechas serán muy complicadas.

Porque ese brillo de la Luna llena hará que los objetos más tenues (que incluye a algunos de los objetos Messier) no sean visibles. Por ello, para aquellos que quieran probar fortuna, se recomienda intentar realizar el maratón en las noches del 9 al 10 o la del 30 al 31.

Sin embargo, incluso en ambos casos será extremadamente difícil observar algunos de los objetos. Sea como fuere, la observación de los objetos Messier siempre es una actividad muy recomendable. Especialmente para aquellos que desean iniciarse en el mundo de la observación.

La luna del gusano

En la tradición popular, las diferentes lunas llenas reciben nombres asociados con el momento en el que suceden. Si bien hay que recordar que la designación oficial es, simplemente, la luna llena de marzo (o del mes en el que tenga lugar).

En la cultura popular, como ya hemos comentado en otras ocasiones, el nombre que se utiliza es el de las tribus amerindias. La denominaban la luna del gusano. En esta época del año, el suelo se ablanda y vuelven a aparecer las lombrices de tierra. Algo que, a su vez, invita al retorno de las aves migratorias.

La luna creciente y Saturno en conjunción, fotografiados el 16 de enero de 2015. Crédito: Eric Teske

Es una de las primeras señales de la llegada de la primavera. Pero no es el único nombre por el que hacemos referencia a esta luna. En Europa, además de esta denominación, también es conocida como la luna de Lenten, la luna del cuervo o la luna de la corteza. Por su parte, en el hemisferio sur, los nombres de la luna reflejan la llegada del otoño. Así, para los maoríes de Nueva Zelanda, es conocida como Paenga-whawha. Hace referencia a la recolección de las cosechas para encarar la llegada del invierno.

Para terminar, cabe recordar que marzo es, también, el mes en el que se realiza el cambio de horario al horario de verano. Sucede siempre en la noche del último sábado al domingo del mes.

En 2019, por tanto, tendrá lugar en la noche del sábado 30 al domingo 31 de marzo. A las 2 de esa noche, serán las 3. Los últimos días del mes también serán un buen momento para la observación de algunos objetos más tenues, así como para fotografiar la superficie de la Luna. Será cuando se pueda observar mejor sus detalles al ser las sombras más alargadas.