Secciones

Consejos Sarpullido por calor: ¿por qué se produce y cómo evitarlo?

Descubre cómo curar el sarpullido por calor en la piel. ¡No dejes que el picor te fastidie el verano!

El verano es una época maravillosa porque nos recuerda a buen tiempo y vacaciones, sin embargo, hay días de pleno agosto que el extremo calor hace que echemos de menos el fresco del invierno. El calor no solamente nos provoca sudor y sensación de agotamiento, sino que también puede salirnos sarpullido en la piel.

El sarpullido por el calor, como su nombre indica, lo ocasionan las altas temperaturas. La piel se irrita debido al sudor excesivo en una alteración también llamada miliaria. Estas erupciones aparecen cuando los conductos de sudor se bloquean y el sudor queda atrapado debajo de la piel.

¿Cuáles son las causas del sarpullido por calor? 

-Los bebés son muy propensos a sufrir sarpullidos por calor porque los conductos del sudor no están totalmente desarrollados y se pueden romper con más facilidad.

-No utilizar ropa que transpire aumenta las posibilidades de tener sarpullidos en la piel.

Algunas cremas tapan los poros de la piel y no dejan que transpire los suficiente.

-Algunos medicamentos están relacionados con los sarpullidos por calor.

-Beber agua es muy importante para evitar el sarpullido por sol.

Tratamiento y prevención del sarpullido por el calor

Lo primero que debemos saber es que un sarpullido no es algo grave. Nuestra piel está demasiado caliente y necesitamos enfriarla. Sigue estos consejos para curar los síntomas:

  1. Evita el sol y ponte en un lugar fresco y a la sombra.

2. Coge un pañuelo absorbente y seca todo el sudor que puedas.

3. No te rasques la zona donde ha aparecido el sarpullido.

4. Date un baño con agua templada.

Si has tomado todas las medidas, el sarpullido te ha provocado fiebre y no termina de desaparecer acude a un médico.

¿Cómo prevenir el sarpullido por calor?

La prevención es el mejor tratamiento, por eso debes usar ropa de algodón y que transpire, no utilices cremas que no dejan salir el calor de la piel, no tomes el sol en las horas centrales del día, y sobre todo, hidrátate cada poco tiempo.

Evita así molestias y alergias en la piel propias del verano. Recuerda que la alimentación siempre es una buena aliada para todo tu organismo. Cuídala apostando por alimentos saludables y naturales, dando prioridad a frutas, verduras y legumbres.

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder