Secciones

Consejos Sal para derretir nieve: cómo echarla para deshacer el hielo

¿Sabes cómo derretir la nieve más rápido tras el paso del temporal? Te contamos aquí cómo usar la sal

VÍDEO: ¿POR QUÉ SE ECHA SAL SOBRE LA NIEVE Y EL HIELO?

El paso de la borrasca Filomena ha dejado espesores de hasta 50 centímetros en zonas poco habituadas a las nevadas por lo que la sal para derretir la nieve y el hielo se ha convertido en los últimos días en el producto estrella. 

quitar-nieve-sal

La sal actúa de tal manera que impide que el agua y la nieve se congelen a una temperatura de de 0 grados, retrasando el punto de congelación hasta más allá de los 6 grados bajo cero, y cuando mayor sea la cantidad de sal, más frío tendrá que hacer para llegar a este punto.

Se trata de sal marina, similar a la que se usa en las cocinas

Este elemento es principalmente sal marina, similar a la que se usa en las cocinas, y se puede adquirir otros más específicos para carreteras y superficies que tienen algún añadido más concreto. De hecho, en tiendas de suministros, grandes superficies o a través de internet se puede encontrar con mucha facilidad a precios asequibles. 

¿Por qué la sal deshace y derrite el hielo y la nieve?

«La sal baja el punto de fusión de la nieve, es decir al añadir sal podemos hacer que la nieve se derrita a una temperatura más baja que si no estuviera esa sal. Así mismo la sal también es capaz de hacer subir el punto de ebullición del agua, por eso, cuando ponemos el agua a hervir, es mejor echar la sal más tarde, para no «complicar» el proceso y que hierva antes, a temperatura más baja», detalla Irene Santa, meteoróloga de Eltiempo.es

Quitar nieve y hielo con sal

Una de las maneras más rápidas de utilizar la sal para quitar la nieve que se ha ido acumulando en carreteras, patios, balcones y terrazas se basa inicialmente en retirar gran parte de la nieve con una pala o cualquier otro elemento.

Imágenes del temporal de nieve en Madrid en la noche del 8 de enero de 2021.

De este modo, al reducir el volumen de nieve, la actuación de la sal impidiendo su congelación será mucho más rápida y efectiva por lo que se evitarán riesgos como resbalones que pueden causar importantes lesiones. 

La sal baja el punto de fusión de la nieve, es decir al añadir sal podemos hacer que la nieve se derrita a una temperatura más baja que si no estuviera esa sal

Es más, este puede llegar a ser un punto clave ya que ante nieve suelta, no compactada, y sin congelar del todo, con algún punto en estado líquido, agilizará el proceso de derretimiento gracias a la sal. 

Una vez retirada parte de la nieve, es el momento de esparcir la sal, a mano o con un recipiente. La sal debe quedar repartida pero no es necesario que cubra toda la superficie, es suficiente con un reparto vasto. Eso sí, hay que tener en cuenta que se deben priorizar las zonas del paso de personas, como portales, escaleras, puertas de acceso, aceras o el paso de vehículos ya que son los punto con un mayor riesgo para las personas. 

La nieve se convertirá en hielo por el frío: avisos activados

En este sentido, hay que tener en cuenta que en las próximas jornadas va a hacer un frío muy intenso, con temperaturas muy bajas en gran parte del país, por lo que la sal para derretir nieve puede que sea un proceso más lento si no se retira parte de ella antes, evitando así que se convierta en hielo.

«La ola de frío impactará en prácticamente toda España. El interior peninsular se llevará la peor parte de esta ola de frío, las zonas donde nevó mucho el fin de semana será donde más sufran las fuertes heladas previstas para esta semana. La Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha se llevarán la peor parte. Los avisos ya son rojos en Cuenca, Albacete y Soria«, explica Santa.

Así, en el centro y el interior este del país las mínimas pueden ser de unos -10ºC llegando a los -15ºC en las zonas más expuestas, estamos pendientes de que se puedan batir récords. «Son tan inusuales los valores que se esperan que podrán ser las temperaturas más bajas registradas en muchas décadas en esos puntos del mapa», destaca la experta de Eltiempo.es

Por último, hay que tener en cuenta que la sal también puede deteriorar ciertos elementos de la casa, ya que corroe el metal, y de los coches. Además, no se debe echar en zonas ajardinadas o plantas ya que puede alterar los nutrientes del suelo y provocar daños irreparables.