Secciones

Actualidad Repelentes naturales para que no te coman los mosquitos este año

Consejos y claves para evitar las molestas picaduras de los mosquitos este verano.

VÍDEO: ¿Pueden los mosquitos y las garrapatas transmitir el COVID-19?

Las picaduras de los mosquitos durante el verano son una las incomodidades más frecuentes a las que muchas personas tienen que enfrentarse en sus vacaciones y tiempo libre. De día, de noche, en el campo, en la costa, dentro de casa, en la terraza o en el jardín estos molestos insectos pueden atacar en cualquier momento hacernos pasar un mal rato. 

Para evitar que los mosquitos nos coman y reducir las posibilidades de que se produzcan estas molestas picaduras, desde Eltiempo.es te ofrecemos una serie de repelentes naturales de fácil elaboración. Así, tu piel y tu hogar estará a salvo de estos molestos insectos. 

Saquitos de romero y lavanda

Los mosquitos son un tipo de insecto que selecciona a sus víctimas por el olor que desprenden por lo que ciertas fragancias naturales pueden reducir la presencia de mosquitos en el ambiente. Por ejemplo, los aromas de romero y lavanda no son del agrado de los mosquitos por el fuerte olor que desprenden. 

Por tanto, una buena opción para evitar las picadoras de los mosquitos puede ser colocar saquitos de romero o lavanda por la vivienda, especialmente en las zonas de entrada de luz y aire, como ventanas y puertas. Estas son las principales vías de acceso de los mosquitos a nuestro hogar por lo que al tener estas fragancias, no solo aromatizaremos con olores agradables la vivienda también ayudaremos a mantenerla libre molestos insectos. 

Solución a base de vinagre

Del mismo modo, la intensidad del vinagre también es un excelente repelente natural que odian no solo los mosquitos también otros insectos como las hormigas. Por ello, rociar con una solución a base de agua y vinagre las zonas exteriores de la vivienda, como ventanas, marcos de las puertas, puede ser otra buena alternativa que ayude a reducir las molestias de los mosquitos en nuestro día a día. 

Aceite de coco para la piel 

Por otro lado, si lo que queremos es obtener un remedios natural para evitar que los mosquitos nos piquen fuera de casa, lo mejor es optar por productos que nos protejan en el exterior y que podamos llevar encima. 

En este sentido, una de las mejores alternativas puede ser recurrir al aceite de coco. Esta sustancia grasa puede actuar como un excelente y eficaz repelente antimosquitos natural.

Según un estudio publicado en la revista Nature, los compuestos derivados de esta fruta son muy efectivos contra un gran número de insectos que se alimentan de sangre como moscas, garrapatas, chinches y mosquitos. Tanto que es así, que según los autores de este trabajo, el aceite de coco podría ser una solución mucho más adecuada que incluso los productos químicos. 

Además, este trabajo también explica que la aplicación de distintas fórmulas a base de aceite de coco también pueden proteger al ganado y ciertos animales. “Según nuestro conocimiento, es la protección más prolongada proporcionada por un producto repelente natural estudiado hasta la fecha”, explican estos autores.

Eucalipto, limón y clavo

Del mismo modo que las opciones anteriores, las mezclas de agua, fragancias intensas e ingredientes naturales como eucalipto, limón o clavo, también pueden resultar una alternativa eficaz para combatir las molestas picaduras de los moquitos. 

Por ejemplo, si ponemos un litro de agua a hervir y añadir cualquiera de estos ingredientes, en función de nuestros gustos, ya sea eucalipto, limón o clavo, obtendremos una solución con la que poder evitar las picaduras de los mosquitos, ya sea para poder rociar ciertas partes como para exteriores e incluso para rociarlos en la piel. 

Por último, es importante recordar que ciertas sustancias producidas de manera natural por los personas pueden actuar de antimosquitos y evitar las picaduras, tal y como indica un estudio realizado por la Sociedad Americana de Química (ACS). En concreto, la 1- metilpiperzina que algunas personas producen en mayor medida a través de su piel, bloquea la capacidad de los mosquitos de oler y por tanto de localizar a sus víctimas por lo que no se producen los molestos picotazos.