Secciones

Consejos Remedio casero mensual: El Tomillo

Vivimos en un planeta en el que las plantas (algas, arbustos, hierbas, árboles) son imprescindibles para el desarrollo de la vida animal y humana. La medicina y sus medicamentos son la evolución tecnológica del Reino de las Plantas, gracias a ellas existen los medicamentos, cosméticos, alimentos, papel, cartón, corcho, algodón y lino para la ropa y la madera para hacer muebles. Dependemos de ellas y debemos mantener sus hábitats (espacio dónde viven) en buen estado, ya que, entre otras cosas, gracias a sus propiedades medicinales son capaces de curar enfermedades.

Si nos centramos en las gripes, constipados, congestiones y demás, muy comunes desde septiembre hasta mayo-junio e incluso durante la época estival (verano) debido a los cambios de temperatura. Una solución son las plantas medicinales, se usan en infusión o en cápsulas como alternativa pero lo que es evidente es que ayudan a combatir un virus como a adelgazar (Cola de caballo, Mate, Romero), a dormir bien (Tila, Melisa), a los dolores de estómago (manzanilla) o a la pesadez de tripa (poleo menta) después de comer.

 

Imprescindible para cualquier tipo de infusión, es hervir el agua y que la planta entre en contacto con el agua hirviendo. Es la única manera de extraer todas las propiedades de la planta elegida, si calentamos el agua en el microondas, no servirá de nada.

Pero nuestra planta medicinal estrella, es el Tomillo (en latín Thymus vulgaris) o tomello, tremoncillo, estremono, serpol, serpillo, hierba luna, es un subarbusto (más pequeño que un arbusto) que mide hasta 30 cm de altura y tiene un olor aromático. Es un gran condimento para verduras, guisos, arroces, caldos, carnes o pescados y para salsas, también se utiliza en champú recomendado para cabellos oscuros.

Gracias a todos sus compuestos químicos (como el timol), el tomillo es un antibiótico natural que en momentos de resfriados, tos o irritaciones de garganta es el complemento perfecto. Cada día puedes tomarte dos vasos de la infusión que te recomendamos a continuación, además de lo que te haya prescrito el médico. Se compra en herbolarios o si sales al campo, puedes encontrarlo de manera natural, pero siempre que te lleves, hazlo de manera sostenible.

 

Infusión de Tomillo-Orégano:

  • 2 vasos o tazas grandes al día
  • Hervir agua en un cazo (no calentar el agua en el microondas, la planta no sacará sus propiedades).
  • 1 limón exprimido (con tenedor sobre el agua hirviendo o con exprimidor)
  • 2 cucharadas de miel con propóleo o miel milflores o miel de eucalipto.
  • 1 cucharada de orégano (antiasmático, favorece la disminución de gases, antineurálgico y antiasmático)
  • 1 o 2 cucharadas de tomillo (según cantidad de agua)

Una vez que el agua esté hirviendo, echar o exprimir sobre ella el limón, añadir las cucharadas de tomillo y orégano dejar unos segundos que se mezclen con el agua hirviendo y retirar del fuego. En la taza elegida echamos las 2 cucharadas de la miel elegida, sobre ella vertemos con un colador la infusión.

Es preferible consumir la infusión caliente, pero cuando ya no queme!.

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
    • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

      Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder