Secciones

Actualidad Récord de radiación ultravioleta

En los Andes bolivianos y no en la Antártida, es donde se han registrado los niveles más altos de radiaciones ultravioleta jamás antes captados en la Tierra.

El equipo de científicos estadounidenses y alemanes coordinados por la geóloga planetaria Nathalie A.Cabrol descubrió durante el verano austral 2003-2004 (en concreto en diciembre) en el volcán Lincacabur, en la frontera entre Chile y Bolivia, el índice de radiación ultravioleta más alto medido en nuestro planeta, mientras buscaban un lugar para probar un vehículo tipo “rover” de la NASA que sería enviado al planeta Marte. También buscaban estudiar las analogías entre algunos lugares de la Tierra y el hábitat que pudo haber en un joven planeta Marte para valorar si fue posible la vida en el planeta rojo.

Los dosímetros instalados en la cumbre del volcán Licancabur (5.917 metros de altitud) y la Laguna Blanca (situada a 4.340 m) registraron un índice de radiación ultravioleta 43, cuando ya 11 es considerado extremo y 9 es lo que podríamos ver en verano en playas donde la protección solar se hace imprescindible.

Este tipo de fenómenos afectan a toda la biosfera, ya que producen daños en el ADN, alteran la fotosíntesis y reducen las posibilidades de que prosperen las larvas y los huevos.

Según declara Cabrol en la revista Frontiers in Environmental Science

Estos niveles de récord no se midieron en la Antártida, donde los agujeros en la capa de ozono son un problema recurrente desde hace décadas, sino en los trópicos, en una zona donde hay pueblos y aldeas

Llamarada solar

Parece ser que aquella medición histórica pudo ser tan alta debido un cúmulo de circunstancias que se aliaron para reventar los dosímetros de radiación.

Los investigadores no tienen una explicación certera y completa, pero saben que aquellos días tuvieron lugar erupciones solares a la vez que la capa de ozono no hizo bien su función. Además, se produjeron importantes incendios en el Amazonas y esas reacciones químicas pudieron alterar el ozono. Así que pudo haber cierta contribución humana a los picos que medimos.

Aquel fue el récord absoluto de radiación ultravioleta, pero esa zona de la Tierra tiende a registrar niveles muy altos. En 2009, no muy lejos de allí, el índice ultravioleta alcanzó 29.