¿Qué vitamina me falta si se me cae el pelo en otoño?

Las vitaminas y los nutrientes son fundamentales para evitar la caída del cabello y favorecer su crecimiento.

Pablo Ramos

Pablo Ramos

Las vitaminas y los nutrientes son fundamentales para evitar la caída del cabello y favorecer su crecimiento. 

Durante el otoño, muchas personas notan un incremento de la caída del cabello. Este proceso puede tener varias causas, algunas de ellas naturales, y en otras ocasiones esta pérdida de pelo se debe a una inadecuada alimentación o absorción de ciertos nutrientes esenciales para el crecimiento del pelo como algunas vitaminas. 

vitaminas-caida-pelo-otoño

¿Qué vitamina me falta si se me cae el pelo en otoño y los próximos meses?  

En los meses de septiembre, octubre y noviembre, el pelo tiende a sufrir más que en otras épocas del año ya que arrastra los daños del verano, con el incremento de las horas de sol, el exceso de sal, la irregularidad de sueño y la alimentación pueden perjudicar la salud del cabello. 

¿Qué vitamina me falta si se me cae el pelo en otoño y los próximos meses?  La caída del pelo en otoño puede estar relacionada con una deficiencia de vitamina D ya que en estos meses se reduce el tiempo de exposición solar por las bajas temperaturas y la reducción de las horas de luz.

En este sentido, la luz solar es fundamental para producir vitamina D, un nutriente esencial que facilita multitud de funciones en el organismo como es la producción de queratina, y el crecimiento de pelo y uñas.

caida-pelo-otono-vitaminas

Por otro lado, esta caída del pelo también puede estar vinculada a la falta de otro tipo de vitaminas como son las vitaminas B, un conjunto de nutrientes que es uno de los grandes responsables del transporte del oxígeno en la sangre y de producir hemoglobina. Por tanto, la falta de esta vitamina puede provocar que el cabello no adquiera todos los nutrientes que necesita para crecer fuerte y se caiga o pierda densidad. 

Vitaminas para fortalecer el cabello 

Para evitar la caída del pelo en otoño se debe mantener un estilo de vida saludable con una alimentación equilibrada, ejercicio físico moderado, una hidratación óptima y un descanso suficiente de entre 7 y 8 horas para que el organismo realice sus funciones de forma correcta. 

De este modo, se adquieren todas las vitaminas D y B y nutrientes como el hierro o zinc, necesarios para el crecimiento del cabello. 

Además, en algunas ocasiones se puede recurrir a algún tipo de suplemento vitamínico para solventar las carencias de algunas de estas sustancias. Eso sí, es recomendable hablar previamente con un profesional sanitario que aconseje de forma personalizada la idoneidad de estos productos. 

vegetales-vitaminas-caida-pelo-otono

Del mismo modo, es preferible evitar sustancias dañinas para el pelo como pueden ser el tabaco, el alcohol u otro tipo de tóxicos que pueden perjudicar la salud del cabello. 

Alimentos con nutrientes buenos para el cabello

Una buena opción para adquirir todos estas vitaminas y minerales que ayuden al crecimiento del cabello es llevar una dieta equilibrada rica en frutas y verduras y suficiente en proteínas y minerales. Con ello, se garantiza que el cuerpo reciba la cantidad de nutrientes que necesita para el funcionamiento correcto de todos los procesos. 

Alimentos como las manzanas, los calabacines, las acelgas, los cereales, los huevos, las legumbres y las proteínas procedentes del pescados como el salmón o la merluza son algunos de los ejemplos de comidas que puedes realizar para conseguir estas vitaminas B y D. 

alimentos-caida-pelo-otono

No obstante, para saber qué vitamina me falta si se me cae el pelo, lo más adecuado es acudir a un profesional sanitario, especialmente dermatólogo y tricólogo, para realizar un diagnóstico correcto de la caída del cabello e identificar las causas de su pérdida. Principalmente porque existen cientos de tipos de alopecia y miles de causas que están detrás de la pérdida de pelo, muchas de ellas con soluciones ayudan a evitar la pérdida de cabello. 

De hecho, los expertos afirman que las vitaminas deben utilizarse como un complemento al tratamiento médico y nunca un sustitutivo de un medicamento pautado por un profesional.