Secciones

Sostenibilidad Qué puedes hacer en un Parque Natural (y qué no deberías)

Conocer qué es un Parque Natural es fundamental para poder disfrutar de estos espacios y ayudar a conservarlos

En la mayoría de los espacios protegidos que hay en España, y en el mundo, lo que se procura es preservar el ambiente natural de la mejor manera posible para que todas las personas disfrutemos de ellos y no cambiemos su ‘ritmo vital’.

Para saber más qué tipos de espacios naturales existen, en qué se diferencian y qué se puede hacer en cada uno de ellos nos hemos dejado guiar por un gran experto, José Ramón González Pan, vocal del Colegio de Ingenieros Técnicos Forestales.

Para empezar nos dice que “la mayoría de las personas sabe que en estos espacios de lo que se trata es de proteger la flora y la fauna. Pero detrás de esta idea general, lo que también hay que proteger es el paisaje, la geología… Es decir, que no son lugares para hacer ningún tipo de extracciones, ni llevarse recuerdos constantemente, como piedras o plantas«.

En suma, son para disfrutarlos y, sobre todo, para que nos demos cuenta de la importancia que tiene la naturaleza, para conocerla y aprender a valorarla y respetarla. Vamos a ir punto por punto.

1.- Dónde estoy y qué restricciones hay

Lo primero es averiguar dónde estamos y qué restricciones o qué posibilidades de disfrute hay en ese espacio en concreto. Cuando se declara un espacio protegido hay que saber que éste puede adoptar distintas denominaciones -natural, regional, nacional o reserva- y que cada tipo suele tener restricciones específicas.  Es decir, que cada parque tiene unas características diferentes.

Cuando se declara un espacio protegido hay que saber que éste puede adoptar distintas denominaciones -natural, regional, nacional o reserva- y que cada tipo suele tener restricciones específicas

Parque Nacional es la categoría máxima. Esta denominación tiene su origen en los Estados Unidos, y quiere decir, perteneciente a la nación, de ahí su nombre. El primero fue el famoso Parque de Yellowstone, nos explica José Ramón González Pan. En el territorio español solo pueden ser declarados como tales por el Parlamento. Ahora mismo hay quince, y uno pendiente de aprobarse, la Sierra de las Nieves en Málaga.

parque natural

Parque regional es lo mismo que parque natural y es aquel que está declarado como tal y regulado por la Comunidad Autónoma correspondiente.

Hay otras figuras de protección como las Zonas de Especial Protección para las Aves que se llaman ZEPA u otras que tienen una protección especial como es el caso de los humedales que están incluidos en la Lista Ramsar.

González Pan: «la figura del futuro de lo que llamamos el espacio protegido, que este año cumple cincuenta años, son las reservas de la biosfera«

Para González Pan “la figura del futuro de lo que llamamos el espacio protegido, que este año cumple cincuenta años, son las reservas de la biosfera, en las que no solamente se quiere conservar la naturaleza sino la sociedad que vive en ella, su cultura, sus costumbres, sus tradiciones. Es decir, apostar por el desarrollo sostenible, la naturaleza y la sociedad civil que vive en el entorno”.

2.- No dejes nada que no estuviera allí antes

Si te llevas alimentos, bebidas, etc… procura que no se quede en el espacio en el que has estado. Es una máxima absoluta. Si generas residuos es mejor llevártelo y depositarlo en tu barrio y en el contenedor adecuado.

Y es que se desconoce que “muchas veces tirar un desecho a una papelera de un espacio protegido también es ponérselo accesible a distintos animales que se acercan por el olor a la comida a las bolsas de plástico, se confunden, lo tragan atraídos por el sabor, y a veces genera problemas de atrancos en estómagos, y muchos pueden llegar hasta a morir porque no son capaces de digerir eso”, alerta José Ramón González Pan.      

3.- No abandones el sendero

Si hay un itinerario recomendado debes respetarlo. Están diseñados precisamente para que la presión sobre estos espacios naturales y los seres vivos que hay en ellos sea mínima. Se quiere su conservación, pero también nuestro disfrute, por eso se dice que son de ‘uso público’. Aunque a veces se deciden determinadas restricciones para poder hacer compatibles ambas.

Hay reservas dentro de espacios naturales para épocas determinadas, por ejemplo, las de cría de determinadas especies.

Cada parque nacional, también es cierto, tiene un área de reserva integral. También hay reservas dentro de espacios naturales para épocas determinadas, por ejemplo, las de cría de determinadas especies, sobre todo en el caso de aves.

4.- Respeta el ciclo de vida de animales y plantas

Hay que saber observar la flora y la fauna sin influir o causar un impacto en su ciclo de vida. Por eso, muchos espacios naturales tienen miradores desde las que observar a los animales sin que nos vean ni nos oigan.

Hay que dejar que el ciclo de la vida funcione en los espacios protegidos y respetar la relación predador-presa. Si no se deteriora el equilibrio de los ecosistemas

Pero hay más, y sobre este asunto llama especialmente la atención González Pan: “No se trata de que tomemos decisiones por ellos. A veces las personas no distinguen los animales salvajes de los de compañía y, por ejemplo, les dan de comer. Eso no se debe hacer nunca. Hay que dejar que el ciclo de la vida funcione en los espacios protegidos y respetar la relación predador-presa. Este tipo de actitudes solo sirve para deteriorar el equilibrio de los ecosistemas”.

5.-No a la masificación

Es importante evitar la masificación también por la generación de ruido. En este sentido, además es recomendable utilizar los itinerarios marcados, una vez más, y no hacer concentraciones innecesarias.

parque natural

José Ramón González Pan señala también que “los animales tienen un grado de adaptación a nosotros los humanos, porque nos conocen desde hace millones de años, pero es verdad que si hacemos un mucho ruido o grandes concentraciones limitamos su hábitat. A veces queremos verlos y no somos conscientes de que no los vemos porque les ponemos en una situación en la que ellos se sienten intimidados, y entonces se esconden y esperan a que nos vayamos”.

6.- Evita el vehículo particular

El ‘Decálogo del Buen uso del Monte’ de la Comunidad de Madrid recomienda que al planificar tu visita utilices el transporte público o, al menos, trates de minimizar los desplazamientos en coche. SI no queda más remedio y “acudes en vehículo particular, estaciona en los lugares habilitados para ello”, señala.

parque natural

En suma, procura no dejar huella por donde has pasado y si tienes que llevarte un recuerdo de una imagen o un sonido, como dice, González Pan, que sea en tu móvil.