Secciones

¿Sabías que...? El agujero de la capa de ozono se recupera. Pero, ¿por qué?

La frágil capa de ozono de la Tierra parece recuperarse poco a poco tras años de sufrir un constante deterioro. Los resultados presentados muestran que la tendencia a la recuperación ha sido positiva especialmente durante esta última década.

Los últimos datos del Copernicus Atmosphere Monitoring Service (CAMS) señalan que los datos de este año revelan que el agujero de ozono en la Antártida ha comenzado a formarse aproximadamente dos semanas antes de lo que se esperaba, en comparación con los dos años anteriores.

Además, el episodio de este año resulta peculiar, dado que los datos del CAMS muestran que el agujero de ozono está actualmente descentrado y las previsiones apuntan a indicios de inestabilidad debido al considerable dinamismo de la actividad registrado en el tramo correspondiente de la estratosfera.

Como resultado de ello, la extensión espacial del agujero de ozono está ahora progresando a un ritmo notablemente inferior de lo habitual. Esto podría traducirse en un episodio de agujero de la capa de ozono de menor tamaño y, posiblemente, de menor duración.

Los expertos calculan que para el año 2030 la capa estará completamente recuperada en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur habrá que esperar hasta 2060.

Concentración de ozono en la estratosfera sobre el polo sur en septiembre 2000 (izquierda) y septiembre 2018 (derecha). Los colores morados indican niveles más bajos de ozono. En esta zona de la tierra la recuperación aún tardará en llegar. Imagen: Nasa

Gran parte del ozono que hay en nuestra atmósfera se concentra en la estratosfera entre unos 15 y 50 km de altitud. Su función principal es la de absorber casi toda la radiación ultravioleta de alta frecuencia que nos envía el sol y que puede ser muy dañina para todo tipo de formas de vida en nuestro planeta.

En los años 80 se empezó a utilizar con frecuencia gases que contenían CFCs (Clorofluorocarbonos), sustancias capaces de reaccionar con las moléculas de ozono estratosférico para destruirlas.

Durante esa década fatídica, el nivel de ozono en los polos, especialmente en el sur, fue descendiendo dramáticamente haciendo saltar las alarmas. En 1987 con el fin de frenar esta tendencia de deterioro de la capa de ozono, se firmó el protocolo de Montreal, una acción que contemplaba prohibir el uso de todas aquellas sustancias nocivas para la capa de ozono.

Hoy en día se ha limitado la emisión de sustancias que contienen CFCs pero en 2019 también se limitará la emisión de los llamados HFCs (Hidrofluorocarbonos)

La recuperación ha sido larga y con altibajos ya que algunos años, y debido a las condiciones meteorológicas registradas, el agujero en la capa de ozono llego a aumentar. Aun así, los valores de ozono estratosférico a nivel global se han ido recuperando entre un 1 y 3% desde el año 2000.

Esta recuperación de la capa de ozono también va a ser positiva para el cambio climático del planeta porque al tener más ozono en niveles superiores de la atmósfera, llega menos radiación o energía a la superficie que también suma al aumento térmico de la tierra.

Con los niveles de ozono restablecidos totalmente dentro de unos años, se calcula que se evitará hasta 0.5oC de calentamiento global durante lo que queda de siglo.

Tendencia de la mejoría de la concentración de ozono sobre el polo sur.

El 1 de enero de 2019, junto con el ya existente protocolo de Montreal, entró en vigor la enmienda de Kigali, un acuerdo firmado en 2016 con el fin de reducir las emisiones de HFCs (Hidrofluorocarbonos), utilizados principalmente en sistemas de refrigeración, aires acondicionados y bombas de calor.

El compromiso de los 197 países que participan en el acuerdo previene la emisión de 80.000 millones de toneladas de CO2 hasta el 2050.

Eliminar todo ese volumen de CO2 va a ser de gran ayuda para conseguir limitar el calentamiento global a menos de 2oC, como acordaron casi todos los países del mundo en París 2016.

VÍDEO: ¿QUÉ PASA CON EL AGUJERO DE LA CAPA DE OZONO?

  • Ojalá cundiese el mismo ejemplo en relación a las emisiones de CO2 y se dejase de emitir tanto con efecto inmediato, no para años adelante como se tiene previsto. Pero claro, en este caso los intereses económicos juegan un papel fundamental, más que el que jugó el tema de los CFC, ya que éstos pudieron ser sustituidos por otros gases, pero el petroleo da más dinero claro.

    Responder
  • Qué gran noticia! desconocía el protocolo de Montreal. Según los datos que comenta parece que fue un acuerdo muy importante para mejorar nuestra capa de ozono.

    Recuerdo hace ya una década que la preocupación principal, medioambientalmente hablando, era el agujero de la capa de ozono en lugar del cambio climático, debe ser la mejoría y recuperación de la capa de ozono que se dejo de difundir el mensaje.

    Responder