Secciones

Actualidad ¿Qué está pasando con la frágil capa de ozono de la Tierra?

La frágil capa de ozono de la tierra parece recuperarse poco a poco tras años de sufrir un constante deterioro. Los resultados presentados esta semana por Naciones Unidas muestran que la tendencia a la recuperación ha sido positiva especialmente durante esta última década. Los expertos calculan que para el año 2030 la capa estará completamente recuperada en el hemisferio norte, mientras que en el hemisferio sur habrá que esperar hasta 2060.

Concentración de ozono en la estratosfera sobre el polo sur en septiembre 2000 (izquierda) y septiembre 2018 (derecha). Los colores morados indican niveles más bajos de ozono. En esta zona de la tierra la recuperación aún tardará en llegar. Imagen: Nasa

Gran parte del ozono que hay en nuestra atmósfera se concentra en la estratosfera entre unos 15 y 50 km de altitud. Su función principal es la de absorber casi toda la radiación ultravioleta de alta frecuencia que nos envía el sol y que puede ser muy dañina para todo tipo de formas de vida en nuestro planeta.

En los años 80 se empezó a utilizar con frecuencia gases que contenían CFCs (Clorofluorocarbonos), sustancias capaces de reaccionar con las moléculas de ozono estratosférico para destruirlas. Durante esa década fatídica, el nivel de ozono en los polos, especialmente en el sur, fue descendiendo dramáticamente haciendo saltar las alarmas. En 1987 con el fin de frenar esta tendencia de deterioro de la capa de ozono, se firmó el protocolo de Montreal, una acción que contemplaba prohibir el uso de todas aquellas sustancias nocivas para la capa de ozono.

Hoy en día se ha limitado la emisión de sustancias que contienen CFCs pero en 2019 también se limitará la emisión de los llamados HFCs (Hidrofluorocarbonos)

Los resultados del que se considera uno de los mejores acuerdos multilaterales de la historia, han tardado en llegar, sobre todo porque la vida de algunos de los compuestos que forman parte de los CFCs pueden durar décadas en la atmósfera antes de desaparecer. 30 años seguidos de disciplina por parte de muchos países ha dado sus frutos y a la vez ha demostrado al mundo entero, que con acción se puede conseguir reparar daños medioambientales de magnitud global.

La recuperación ha sido larga y con altibajos ya que algunos años, y debido a las condiciones meteorológicas registradas, el agujero en la capa de ozono llego a aumentar. Aun así, los valores de ozono estratosférico a nivel global se han ido recuperando entre un 1 y 3% desde el año 2000. Esta recuperación de la capa de ozono también va a ser positiva para el cambio climático del planeta porque al tener más ozono en niveles superiores de la atmósfera, llega menos radiación o energía a la superficie que también suma al aumento térmico de la tierra. Con los niveles de ozono restablecidos totalmente dentro de unos años, se calcula que se evitará hasta 0.5oC de calentamiento global durante lo que queda de siglo.

Tendencia de la mejoría de la concentración de ozono sobre el polo sur.

El 1 de enero de 2019, junto con el ya existente protocolo de Montreal entrará en vigor la enmienda de Kigali, un acuerdo firmado en 2016 con el fin de reducir las emisiones de HFCs (Hidrofluorocarbonos), utilizados principalmente en sistemas de refrigeración, aires acondicionados y bombas de calor. El compromiso de los 197 países que participan en el acuerdo prevendrá la emisión de 80.000 millones de toneladas de CO2 hasta el 2050. Eliminar todo ese volumen de CO2 va a ser de gran ayuda para conseguir limitar el calentamiento global a menos de 2oC, como acordaron casi todos los países del mundo en Paris 2016.

VÍDEO: ¿QUÉ PASA CON EL AGUJERO DE LA CAPA DE OZONO?