Secciones

Actualidad Qué es un pirocumulonimbo: la peligrosa nube «falsa» formada en los incendios

Estos días los intensos incendios en California y Oregón nos han dejado imágenes impresionantes. Entre ellas la de esta curiosa nube «artificial».

Estos días los incendios están siendo noticia en España, pero sobre todo al otro lado del océano Atlántico, en California, Estados Unidos. El fuego ha arrasado este estado junto al de Oregón, produciendo más dióxido de carbono del que emite en un año medio todo su sector de la industria energética.

Pero, además de llamas, tornados de fuego y cielos apocalípticos se han podido ver unas curiosas y particulares nubes denominadas pirocúmulos y pirocumulonimbos.

¿Cómo se forman?

Los pirocúmulos —también llamadas oficialmente nube flammagenitus—pueden desarrollarse como consecuencia de la convección iniciada por el calor de los incendios  o la actividad de las erupciones volcánicas.

Estas nubes se forman por la crecientes columnas de aire caliente provenientes de los incendios, que, al menos en parte, consisten en gotas de agua. Las columnas de aire pueden ascender bastante rápido y a medida que suben se van enfriando.  Si la columna de aire es lo suficientemente grande y hay suficiente humedad en el ambiente el vapor de agua comienza a condensarse y se puede formar una nube encima del penacho de humo.

Imagen de un pirocumulonimbo: Fuente: NASA

Pero también pueden mostrarse de formas muy diferentes y al igual que las nubes habituales ser cúmulos o cumulonimbos. En este caso pirocúmulos o pirocumulonimbos, con mucho más desarrollo vertical que el típico pirocúmulo. El color de la nube también puede variar de blanco a marrón beige, dependiendo del contenido químico del aire.

Pero además las nubes de pirocumulonimbos pueden amplificar el impacto de los incendios forestales inyectando aerosoles, como humo, cenizas y vapor de agua, en la estratosfera. Una vez alcanzan esta capa pueden distribuirse rápidamente mediante las corrientes en chorro y recorrer todo el globo terráqueo.

¿Por qué son tan peligrosos?

Pueden dar lugar a cambios muy bruscos y poco predecibles en el comportamiento del fuego, influyendo en las labores de extinción. Pueden producir intensas corrientes ascendentes que aspiran tanto aire que se desarrollan fuertes vientos, atraídos desde todas las direcciones hacia el penacho.

Esto puede hacer que el fuego arda más caliente y se extienda más rápido.