Secciones

¿Sabías que...? ¿Qué es la radiación UV y por qué nos hace daño?

La radiación UV (ultravioleta) se vuelve más peligrosa durante estas fechas en las que estamos más expuestos al sol. ¿Qué tiene que ver exactamente?

El sol emite radiación de muchos tipos. La que nos resulta más familiar es la luz visible, todo lo que nuestros ojos ven. Pero hay otros tipos que no vemos, como la radiación UV.

¿Cuál es la radiación que nos resulta peligrosa?

Para saber cómo de peligrosa es una radiación hemos de tener en cuenta su energía. La radiación UV es más energética que la luz visible y por ello supone una amenaza, ya que es capaz de producir mutaciones genéticas. Hay radiaciones más energéticas y dañinas que la ultravioleta, como los rayos X, que se utilizan para realizar radiografías.

Dentro de la radiación UV también podemos hacer una distinción en 3 niveles: UVA, UVB y UVC.  La radiación UVC , la más perjudicial,  no llega a la tierra al ser absorbida por la capa de ozono. La UVB es en un 90% absorbida por la atmósfera y muy poca llega a la superficie terrestre. La UVA nos resulta más familiar ya que, aunque es menos dañina, casi nos llega en su totalidad.

El índice UV cuantifica la intensidad de la radiación UV que llega a la superficie de la Tierra.

Ahora en verano, la radiación procedente del sol nos llega de forma más directa. Esto provoca que el índice UV sea más elevado durante los meses estivales, siendo su máximo en el mes de julio.

¿Cómo actúan las protecciones que usamos?

Las gafas de sol, la ropa, la crema solar… son métodos barrera que impiden la llegada de la radiación. Para proteger nuestros ojos de la radiación UV, las gafas deben tener filtro para este tipo de rayos. Los filtros pueden ser de categoría 0-4, de menor a mayor protección. Las eficacia de las cremas solares se rige por su FPS (factor de protección solar) que tiene en cuenta el tiempo de exposición. Un FPS 50 te protege del 98% de los rayos UVB.

Te puede interesar: