Secciones

¿Sabías que...? Publicidad en el espacio: ¿anuncios «colgados» del cielo?

Una empresa rusa pretende implantar una tecnología para poner anuncios publicitarios «en el espacio»

StartRocket, una pequeña empresa rusa, ha anunciado su intención de poner anuncios en el espacio. Una idea que ya ha sido recibida con fuertes críticas pero que, a su vez, pone en relieve cómo está avanzando la tecnología y el acceso al espacio en los últimos años.

Una idea impensable hace solo unos años

Poner una nave en el espacio, incluso en la órbita baja de la Tierra, es muy caro. A pesar de que estamos viajando a «solo» 400 kilómetros de altura de la superficie, el coste de lanzamiento está al alcance de muy pocos. Esta tendencia, sin embargo, se ha ido invirtiendo en los últimos años gracias a empresas como SpaceX. Elon Musk tiene como gran objetivo hacer que el acceso al espacio sea cada vez más económico.

publicidad en el espacio

Imagen promocional de los anuncios que planea StartRocket.
Crédito: StartRocket

Es indudable que lo está consiguiendo. A esto, hay que sumarle la comercialización, en 2014, de los CubeSats. Son pequeños satélites cuyo coste de lanzamiento es irrisorio. Es decir, el coste total de un lanzamiento no aumenta de manera significativa al incorporarlos. No sorprende, por eso, que SpaceX tenga planes de construir una red de Internet global. Su objetivo es llevar la conexión a aquellos lugares a los que es difícil acceder por tierra.

A saber, zonas rurales, áreas montañosas, regiones despobladas, etc. Para ello, Elon Musk tiene planeado utilizar unos 7.000 CubeSats, en una misión que ya ha sido aprobada.

El despliegue de esos satélites, salvo imprevistos, podría tener lugar en este mismo 2019. Es solo un ejemplo más de lo versátiles que pueden ser estos pequeños satélites. Tanto es así, que StartRocket ha decidido que podrían ser mucho más útiles para un uso muy diferente.

Los CubeSats como herramienta publicitaria

Porque, según la compañía, quieren poner en órbita pequeños grupos de CubeSats que, con una superficie brillante, sean capaces de mostrar diversos mensajes. Por ahora, los datos más concretos están en el aire.

Pero ya nos han dejado ver ideas como la de un anuncio publicitario de una marca ficticia, SimpleCola, brillando sobre el cielo de una ciudad durante el atardecer. Es el mejor ejemplo de qué podríamos esperar encontrar si este plan llega a fructificar.

Un modelo de CubeSat.
Crédito: Wikimedia Commons

Porque estos CubeSats no brillarían de forma permanente. Solo lo serían mientras el Sol los ilumine y el cielo no sea demasiado brillante. Es decir, no veríamos esos anuncios a plena luz del día. Tampoco en las horas centrales de la noche (cuando los rayos del Sol no llegan a iluminar nada sobre nuestra posición). Pero sí lo veríamos en las horas cercanas tanto al atardecer como al amanecer. No es lo único que sabemos al respecto.

Cada anuncio duraría un año en el espacio. Después, los satélites que lo componen se desintegrarían en la atmósfera

Porque esa superficie reflectante, que se usaría para mostrar el anuncio, sería una vela de 9 metros desplegada por el CubeSat. Además, cada anuncio duraría un año en el espacio.

Después, los satélites que lo componen se desintegrarían en la atmósfera al perder demasiada altura a medida que completan sus órbitas alrededor del planeta. Los carteles serían el objeto más brillante después de la Luna…

Una idea muy inconveniente para la comunidad científica

Sobre el papel, desde el punto de vista del marketing, la idea probablemente sea, como mínimo, interesante. Sin embargo, entre la comunidad científica no ha levantado pasiones.

Es comprensible si tenemos en cuenta que la investigación del cielo se ve muy afectada por los satélites artificiales. Tenemos cada vez más satélites artificiales en la órbita de nuestro planeta. La mayoría cumplen con algún propósito tangible (GPS, misiones astronómicas, etcétera).

Constelación de Satélites GPS.

Sin embargo, eso no impide que, en ocasiones, un astrónomo vea su trabajo, de horas de observación, echado por tierra después de que un satélite artificial pase justo por el medio del campo de visión del telescopio. El resultado es una línea blanca (siguiendo el recorrido del satélite) que oculta todo lo que se estuviese observando en su trayectoria. En el caso de estos anuncios, especialmente si proliferan, podrían ser un auténtico dolor de cabeza.

Esta idea no ha ‘levantado pasiones’ entre la comunidad científica por la ‘invasión’ de los satélites artificiales

StartRocket, en cualquier caso, parece tener claro que sus anuncios podrían tener tres grandes utilidades. Por un lado, la más obvia, poner publicidad en el espacio. También se podrían usar como una herramienta más de entretenimiento. Por ejemplo, para mostrar mensajes o información adicional durante ciertos eventos. Por último, también como sistema de aviso en caso de emergencia. Una herramienta de comunicación en situaciones difíciles.

Una iniciativa con muchas incógnitas

De esas tres posibilidades, la primera y la segunda parecen suficientemente intuitivas y sencillas de comprender.

La tercera resulta un tanto más intrigante. En caso de una emergencia, tan grave como para solo poder avisar con un anuncio desde el espacio, ¿es posible que el gobierno de turno tenga la capacidad de organizarse para transmitir esa información? ¿Sería realmente útil? Lo cierto es que permite entender que todavía quedan muchas cosas por definir.

lluvia-de-estrellas-curiosidades-otono-2017

A decir verdad, ni siquiera está muy claro que esta iniciativa termine viendo la luz del día. A pesar de su nombre, StartRocket es una empresa pequeña que no tiene ningún tipo de relación con la industria aeroespacial.

Por lo que la primera incógnita será ver si realmente pueden llevar a cabo sus planes. Creen que sus CubeSats podrán entrar en funcionamiento hacia mediados de 2021. Sin embargo no hay muchos más detalles.

Por lo tanto, queda tiempo para poder ver cómo reacciona la sociedad. Así como, también, ver si realmente este plan llega a fructificar o StartRocket decide cambiar su estrategia. Si es así, es posible que a principios de la década que viene comencemos a ver anuncios en el espacio. Si a las empresas le gusta la idea, puede que solo en unos años, el cielo con el que estamos familiarizados sea un lugar muy diferente al que vemos hoy en día.

  • Es mejor los anuncios del espacio que la terrenal. Por lo menos es mejor y de otra forma.

    Responder