Secciones

Deportes ¿Cómo prevenir y curar ampollas?

Casi todos hemos experimentado alguna vez en nuestra vida esa dolorosa sensación de tener ampollas en los pies. Normalmente se producen por utilizar el calzado inapropiado o simplemente recorrer más kilómetros de los que estamos habituados. ¿Quién ha hecho el Camino de Santiago y ha terminado sin ampollas?

Lo primero de todo tenemos que saber que las ampollas son irritaciones en la piel a causa del continuo rozamiento con el calzado. Aunque son muy molestas, no dejan de ser un mecanismo de defensa para proteger la capa exterior de la piel. Normalmente aparecen en el talón, en los laterales del empeine o en los dedos.

¿Como evitar y prevenir la aparición de ampollas?

En la mayoría de los casos se producen por usar un calzado inadecuado o uno al que no estamos acostumbrados. Por lo tanto, desde www.eltiempo.es te damos unos consejos para evitar la aparición de ampollas.

No estrenes calzado antes de una gran caminata. Uno de los mayores errores es aparecer en una maratón tan feliz con unas zapatillas nuevas último modelo. El calzado se debe adaptar al pie y cuando estrenamos unas zapatillas hay que darles uso poco a poco.

Elegir el calzado adecuado. Si por ejemplo nos gusta correr es muy importante elegir buenas zapatillas de running. Tenemos que decantarnos por un calzado que no nos apriete pero que tampoco nos vaya grande. En cualquiera de los dos casos aumentaría la fricción en el pie y acabaríamos con ampollas.

Quítate las zapatillas y airea el pie. Durante una caminata o excursión por el monte solemos pasar muchas horas con las zapatillas puestas. Es recomendable de vez en cuando airear el pie, ya que cuanto más humeda está la piel, más posibilidades hay de que se desarrollen ampollas.

Utiliza calcetines transpirables. Debe ser de tejido natural y que permita la transpiración. El exceso de calor favorece la aparición de ampollas. El CoolMax es un tejido que se usa cada vez más en la fabricación de los calcetines deportivos, y sería la opción más recomendable al expulsar la humedad.

No te mojes los pies. ¿Cuántas veces hemos ido de excursión por la montaña en verano y al ver el primer río o lago se nos ha ocurrido la brillante idea de meter los pies? Sí, es muy refrescante, pero la humedad que van a coger los pies y los calcetines no nos va a hacer mucha gracia. En ese caso lo mejor antes de continuar la marcha es esperar a que el pie esté bien seco.

Utiliza cremas hidratantes. Una buena hidratación es importante, por ejemplo, utilizando cremas o vaselina en las zonas más propensas a sufrir rozaduras.

¿Cómo curar las ampollas de los pies?

Si no has hecho caso a nuestros consejos o has descubierto tarde este artículo, todavía estás a tiempo de actuar para que la cura sea rápida y el dolor el menor posible.

No estires de la piel. De esta forma solo conseguirás abrirte una herida y que se infecte. Es recomendable llevar a mano desinfectante y una tirita para evitar el roce con el calzado.

Pínchala en algunos casos. Si la ampolla es muy grande y está en una zona donde se pone mucho peso corporal es recomendable pincharla siempre y cuando tengamos los conocimientos y utensilios para ello. El corte deberá ser ancho para favorecer el drenaje, posteriormente desinfectaremos la herida con alcohol, y finalmente la cubriremos con un esparadrapo o tirita. Ahora solo toca esperar a que se cure sola.

Si te ha gustado este artículo no dudes en consultar el Twitter: @DeportesTiempo

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Buenos días: En primer lugar dar las gracias a Pepe por su consejo, creo que puede ser un remedio rápido y fácil. Yo lo hacia pero solo pinchando la ampolla con un alfiler quemando la punta de este y desinfectando con alcohol.

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder