Secciones

Consejos Prepara tu piel desde ya de cara al verano

El buen tiempo ya está aquí y con él comienza la “operación bikini” de cada año

Estamos a punto de dejar atrás el frío y los abrigos para dar la bienvenida a temperaturas más cálidas y ropa más ligera. Nuestra piel estará más expuesta y el calor de los próximos meses, sobre todo con la llegada del verano, provocará que se produzca una dilatación de los vasos sanguíneos y que suba la presión local. Factores ambos que favorecen que la sangre se acumule en los capilares y provocan que la piel tenga un aspecto poco saludable.

La falta de hidratación, el sedentarismo y una mala alimentación suelen ser también parte de las causas, junto a la predisposición genética y los factores hormonales.


Uno de los síntomas de que no estamos cuidando la piel como deberíamos es la aparición de la celulitis, o “piel de naranja”

Uno de los síntomas de que no estamos cuidando la piel como deberíamos es la aparición de la celulitis, o “piel de naranja”. Llamada a así porque se producen pequeñas protuberancias debido a la acumulación de grasa, principalmente en los muslos, glúteos y abdomen, y sobre todo en las mujeres.

Lejos de lo que se viene creyendo, se pueden seguir varias pautas para evitarla. Una buena alimentación y la práctica de ejercicio regular ayudan, pero también es esencial hidratar la piel con la ingesta de líquido y aplicando cremas específicas.

Alimentación: elige una dieta saludable

Seguir una dieta equilibrada, además de mejorar la salud, ayuda a que nuestra piel mejore su apariencia. Esto no significa que desaparezca la mencionada celulitis, pero sí puede reducirla. Para empezar, hay que evitar los cambios continuados de peso y huir de las dietas “milagrosas”.

Es esencial mantener una cierta disciplina con los alimentos que comemos durante todo el año y convertirla poco a poco en rutina.

Se deben evitar las bebidas con cafeína y con altos contenidos de azúcar, como los refrescos y el alcohol. La mejor alternativa es el agua. Su efecto diurético reduce las toxinas de nuestro cuerpo y el exceso de líquidos.

En cuanto a la cantidad recomendable, la que nos pida el cuerpo y siempre siendo conscientes de que hay que hidratarse. No hay que olvidar que el agua que ingerimos también puede venir de otros alimentos, como infusiones, té o frutas.

Precisamente estas últimas, junto a las verduras, han de incorporarse a nuestro menú de manera regular. Además de aportar agua, tienen bajo contenido en sodio, un componente de la sal necesario para el cuerpo, pero que en exceso puede provocar problemas.

Al favorecer la retención de líquidos, se incrementa el volumen de la sangre y aumenta la presión arterial. Lo que, desde el punto de vista estético, colabora en la aparición de la  celulitis.

Ejercicio: practícalo de forma regular

Uno de los factores que más favorece la aparición de esa temida “piel de naranja” es la vida sedentaria. La razón es que los líquidos que circulan por nuestro cuerpo necesitan movimiento. La falta de él implica que se alteren el retorno venoso y la linfa, principales responsables de canalizar los líquidos. Estos se acumulan entre los tejidos en lugar de ser devueltos a la sangre cuando la circulación es lenta o inadecuada

De ahí que sea recomendable mantener una vida activa con ejercicio físico diario, tanto durante el invierno y aún más en las estaciones de calor. No es necesario acudir al gimnasio ni practicar un deporte concreto, simplemente con andar de manera regular es suficiente.

Eso sí, ha de hacerse a buen ritmo y teniendo en cuenta que la caminata no es un paseo, sino que el objetivo es incorporar una actividad física a nuestra rutina.

La piel:  bien hidratada y con un tratamiento reductor

Finalmente, y para evitar que la acumulación de los líquidos y grasas en los tejidos vaya a más, se recomienda hidratar la piel y utilizar una crema que facilite moldear la figura.

Se recomienda hidratar la piel y utilizar una crema que facilite moldear la figura

Junto a la ingesta de líquidos, usar productos específicos puede mejorar de manera significativa su apariencia, logrando una rápida y visible mejoría en el aspecto de  “piel de naranja”.


A la hora de seleccionar un tratamiento, lo importante es que cuenten con activos reductores de probada eficacia, como son la cafeína, el retinol, guaraná y limón, entre otros. Este es el caso de una crema anticelulítica con efecto mesoterapia, como la Meso Reuductor de Farma Dorsch.

Este tipo de cremas ayudan a combatir la celulitis gracias a su fórmula con activos reductores que favorecen la disolución de los adipocitos.

Sus microesferas 100% biodegradables permiten realizar un masaje en profundidad sobre la zona a tratar, además de ejercer una suave exfoliación que potencia la penetración de los activos seleccionados y mejora la circulación linfática, facilitando así la eliminación de toxinas.