Secciones

Consejos ¿Por qué se riza el pelo con la humedad?

Llevas más de una hora preparándote para esa cita esperada. Te has arreglado el pelo a conciencia, lo has alisado a la perfección con ayuda de tu inseparable amiga la plancha, y, aunque todavía estás maldiciendo por haberte quemado siete veces la oreja, y treinta y dos veces la frente, te ves radiante. Sin embargo, tu sexto sentido dice que algo no va bien. Con los nervios, no has mirado la previsión meteorológica en eltiempo.es y no te has dado cuenta de que fuera todo es lluvia, frío y humedad. Y sales a la calle. De repente, ves como tu precioso cabello lacio va adquiriendo vida propia, se abulta y encrespa, incluso algún rizo furioso está asomando ya, como si fuera a arrancarse la camiseta y a volverse verde en cualquier momento. El horror se refleja en tus ojos. Ya no hay nada que hacer, salvo huir a casa, o presentarse al casting de El Rey León. Pero, ¿sabes por qué ocurre esto?

Tu pelo está compuesto básicamente por carbono, oxígeno, nitrógeno, hidrógeno y azufre, elementos que se unen entre sí para formar aminoácidos, y éstos, a su vez, se enlazan en cadena formando proteínas. Las proteínas que componen el pelo determinan las características del mismo; la queratina es la principal proteína que se encuentra en el cabello, y es muy rica en azufre gracias a que contiene el aminoácido cisteína. Estas cadenas de aminoácidos (es decir, las proteínas de queratina) no son rectas, sino que se van ondulando y curvando gracias a los enlaces químicos que se forman entre los distintos aminoácidos; lógicamente, a más enlaces, más rizado estará el pelo. Los enlaces más fuertes se producen por el azufre de la cisteína que comentábamos antes, aunque también existen otros enlaces más débiles, como los de hidrógeno. Todo esto que parece sacado de la chuleta de un adolescente va a servir para explicar por qué pareces Diana Ross con la humedad.

Los enlaces de hidrógeno se destruyen más fácilmente que los de azufre.

El agua del ambiente en forma de vapor (o la humedad) favorece la aparición de más enlaces de hidrógeno entre los aminoácidos (pues el agua es básicamente, hidrógeno y oxígeno), lo que provocará que la cadena esté más curvada y, por lo tanto, el pelo más ondulado. Así, cuando te planchas el pelo, lo que en realidad estás haciendo es eliminando la humedad y destruyendo esos enlaces de hidrógeno. Este proceso es reversible (lógico), pues estos enlaces se volverán a crear cuando te mojes de nuevo el pelo. Por el contrario, las permanentes de las peluquerías lo que hacen es destruir los enlaces del azufre, que son más fuertes, y alterar por tanto la estructura de tu pelo con productos químicos. Se trata de algo irreversible, y hasta que no crezca el pelo no volverás a tener estos enlaces que rizan tu pelo tan majos.

Puedes intentar minimizar el efecto de la humedad en tu pelo con sencillos trucos como lavarlo con agua templada, peinarlo con cepillos de fibra natural o de madera, utilizar mascarillas nutritivas, o incluso algún aceite como el de argán o el de coco. Aunque, advertimos, eliminarlo es casi imposible. En definitiva, tu pelo seguirá teniendo vida propia con la humedad por simples razones de química. Todas esas clases que te pasaste jugando al ahorcado en el instituto sin hacer el mínimo caso a las reacciones y a los compuestos ahora te están pasando factura. La vida es dura.

  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder
  • Este comentario ha sido eliminado por solicitud de su autor

    Responder