Secciones

Actualidad ¿Por qué no llega el verano al norte de España?

  • El viento es uno de los factores determinantes para que el cielo esté encapotado.
  • Este verano la configuración atmosférica a gran escala está siendo distinta de lo habitual.
  • El norte de España es la zona más expuesta al aire frío que llega por el Atlántico.

Desde que ha comenzado este verano 2018 apenas hemos tenido días de sol y temperaturas estivales en las regiones del Cantábrico. La situación más repetida es temperaturas por debajo de los 25ºC cielo nuboso, lluvia débil o incluso tormentas.

¿A qué se debe?

El principal responsable de esta situación es el viento. Es conocido que el Cantábrico es una de las zonas de España donde el viento tiene más importancia a la hora determinar el tiempo que hace.

Predomina la componente norte en las observaciones de viento en Gijón. El 24 de julio amaneció con estratos (nubes bajas) en la ciudad.

Cuando sopla el viento de componente norte, llega cargado de humedad ya que proviene del mar. Esto provoca que se formen las nubes que en ocasiones se adentran hasta llegar a la cordillera, donde se quedan retenidas.

Situación típica que estamos teniendo este verano: cielos despejados en casi toda la península y muchas nubes en las regiones Cantábricas empujadas por el viento.

¿Y por qué tanto viento de norte?

El viento está definido por el patrón de presiones atmosféricas. Con el anticiclón de las Azores al oeste de España y una zona de bajas presiones situada al este, tenemos la configuración perfecta para que esto ocurra.

Si además aparece una masa de aire frío procedente de latitudes más altas, ayuda a que las temperaturas sean más bajas. Si la masa de aire más fría está en niveles medios de la atmósfera, lo que produce es inestabilidad en forma de tormentas, como también hemos tenido en este verano de tiempo tan atípico.

Te puede interesar: