Secciones

¿Sabías que...? Por qué los girasoles miran al sol

Esta es la causa por la que los girasoles miran al sol durante todo su proceso de crecimiento y maduración 

Los girasoles son una de las plantas más llamativas por su aspecto colorido y por una de sus cualidades: moverse al compás que marca el sol. Pero, ¿por qué los girasoles miran al sol?

Desde que amanece, los girasoles siguen el movimiento de este a oeste del astro. Y cuando el sol se pone vuelven a la posición inicial para estar preparados para volver a realizar este giro el día siguiente. De este modo, la planta anticipa el momento y la dirección del amanecer.

proque-girasol-movimiento-girar-sol

Cómo giran los girasoles

El origen y la causa del movimiento de los girasoles se encuentra en su tallo, no en su flor. El calor y la luz que ofrece el sol permite a esta planta crecer más rápido, más fuerte y obtener mayor fortaleza en su estructura, es por ello que la planta, durante su fase de crecimiento y maduración, se mueve al compás del sol para aprovechar toda la luz disponible. Un aspecto esencial para realizar la fotosíntesis, conseguir sus nutrientes y desarrollarse de forma adecuada. 

De hecho, según los expertos, los girasoles recurren a su reloj circadiano interno, una variación rítmica fisiológica asociada a los cambios ambientales de forma rítmica, para actuar en sus hormonas de crecimiento y obtener la base de su nutrición y madurar mejor gracias al mayor impacto de la luz solar. 

El origen y la causa del movimiento de los girasoles se encuentra en su tallo, no en su flor

En un estudio publicado en la prestigiosa revista Science se destaca que esta cualidad de los girasoles es «el primer ejemplo del reloj de una planta que modula el crecimiento en un entorno natural y tiene repercusiones reales para la planta».

Además, existen otros aspectos que indican que este movimiento de los girasoles hacia el sol tiene otras importantes funciones, puramente adaptativas y esenciales en su supervivencia. Por ejemplo, las plantas y flores más cálidas, con una temperatura más elevada, tienen una mayor atracción de insectos como las abejas, lo que repercute de forma directa en su capacidad de reproducción, polinización y supervivencia.

girasol-abeja-polinizacion
Las plantas y flores más cálidas, con una temperatura más elevada, tienen una mayor atracción de insectos como las abejas

Así, con esta estrategia, los girasoles se calientan más rápidamente por la mañana lo que atrae hasta cinco veces más a los insectos polinizadores.

Qué hacen los girasoles cuando no sale el sol 

¿Qué hacen los girasoles cuando está nublado o es de noche? Cuando cae la noche, desde el atardecer, los girasoles tornan de nuevo hacia el este para prepararse de este modo hacia un nuevo amanecer.  No obstante, a medida que el girasol madura y ya no necesita tantos nutrientes, la planta ralentiza su movimiento e incluso lo para hasta permanecer prácticamente quieto por completo. 

girasol-movimiento-madurez
A medida que el girasol madura y la flor se abre, el crecimiento general se ralentiza

De hecho, a medida que el girasol madura y la flor se abre, el crecimiento general se ralentiza y las plantas dejan de moverse durante el día y se asientan hacia el este. Un cese del movimiento que se debe principalmente a que, en esta fase de la planta, los rayos del sol de primera hora de la mañana son mucho más efectivos y aprovechables para su maduración.

Familia de los girasoles: características

Los girasoles son una planta perteneciente a la familia de las Compositae que se adapta muy bien a una gran variedad de climas suaves, como el mediterráneo, cálidos e incluso tropicales, ya que necesita una cantidad de agua moderada y temperaturas elevadas para poder crecer y desarrollarse. De hecho, es una planta que tolera de forma moderada la sequía, así como el exceso de agua. 

Los girasoles pueden tener hasta una altura de más de 2 metros con un tallo fuerte y hojas de un tamaño considerable. Sus flores son amarillas y en el centro tiene un aspecto oscuro, mucho más negro que es donde se forman sus frutos, las pipas. Es un cultivo muy común ya que puede adaptarse a diferentes tipos de suelo ya sea terrenos ácidos o básicos.

En el caso de España, los girasoles son comunes en las zonas del Cantábrico y el Levante, aunque también se producen importantes extensiones de cultivo en zonas del interior del país.