Secciones

Actualidad ¿Por qué hay tantos mosquitos este año?

El calor y la humedad tiene una relación directa con la presencia de insectos

En las últimas semanas varias ciudades del país han padecido una plaga de insectos que se ha prolongado varias jornadas. Lugares como Alcalá de Henares, Guadalajara, el Corredor del Henares, Talavera de la Reina, Rivas, Valencia o Torrevieja son las poblaciones que han sufrido una presencia masiva de mosquitos y pulgones en las últimas semanas. Pero, ¿por qué hay tantos mosquitos?

¿Por qué hay tantos mosquitos este año?
¿Por qué hay tantos mosquitos este año?

Según los expertos, la presencia de estos insectos es consecuencia directa de las lluvias y de las condiciones climatológicas. Así, las precipitaciones de principios del mes de mayo y las altas temperaturas de las últimas semanas, más propias de inicio del verano, han generado las particularidades idóneas para su proliferación aumentando notablemente su población.

El incremento de los termómetros acelera el proceso larvario

“Los mosquitos son una plaga, por lo general estacional, y las altas temperaturas del verano, tras las lluvias que se registran habitualmente en primavera, ofrecen a los mosquitos y otros insectos el caldo de cultivo óptimo para reproducirse”, detalla a Eltiempo.es Milagros Fernández de Lezeta, directora general de la Asociación Nacional de Empresas de Sanidad Ambiental (ANECPLA).

Mosca negra y otros insectos

En este sentido, los insectos que están detrás de las plagas de las últimas semanas en varios puntos del país son diferentes. “En algunos sitios sí que estamos teniendo problemas con el mosquito tigre, en otros, con la mosca negra”, explica Rubén Bueno, entomólogo, presidente de la Asociación Europea de Control de Mosquitos y director técnico de Lokímica, una compañía especializada en el control de este tipo de plagas.

mosca negra

No obstante, en otras zonas, como ha sido el caso de Talavera de la Reina ha habido un problema con otras especies que no son ni mosquitos ni mosca negra denominados quironómidos. Los típicos insectos que forman esas nubes de superpoblación y que crean molestias a la población aunque su presencia no suele superar la semana o los diez días.

Insectos y lluvias

“Son situaciones diferentes, pero sí que hay un patrón común que son las elevadas temperaturas ya que todos insectos están vinculados a una fase acuática y cuando se incrementan las temperaturas, el ciclo larvario se reproduce de forma muy rápida y salen masivamente los especímenes adultos”, comenta Bueno.

Y añade: “las lluvias tienen una gran relación ya que cuando llueve se generan encharcamientos y ahí es cuando se germinan las larvas. Y tienes más posibles focos de cría. Por lo que las precipitaciones son claramente indicativas de poder tener más problemas de mosquitos si suben las temperaturas de forma rápida”.

El calentamiento global está propiciando que el panorama vectorial esté cambiando como nunca

En este sentido hay que recordar que estas plagas son relativamente frecuentes y se pueden adelantar o retrasar unas semanas en función de cuando la primavera comienza a transformarse en verano tal y como estamos viendo en las últimas semanas con altas temperaturas que han marcado récords en mayo.

“El incremento de los termómetros acelera el proceso y es verdad que este año en algunos sitios hemos tenido pequeños adelantos de presencia de estos insectos”, asegura Bueno.

De hecho, el Ayuntamiento de Tres Cantos, una localidad situada al norte de Madrid, ha señalado en un comunicado que la eclosión de estas nubes de insectos, especialmente pulgones, se ha producido “por el incremento de las temperaturas y el suave invierno que hemos tenido este año y que, en base a su movilidad y corto período de su ciclo fisiológico, la previsión es que remitan su presencia en un espacio breve de tiempo”.

Además, recuerdan que en el caso de los pulgones, su presencia puede resultar muy molesta pero que “no tiene ninguna repercusión sanitaria negativa sobre la salud de las personas”.

Insectos y cambio climático

Según los expertos, la presencia de estos insectos se viene incrementando en los últimos años debido a factores como el calentamiento global y los viajes internacionales que están favoreciendo su crecimiento y expansión en todo el mundo.

“Además, el calentamiento global está propiciando que el panorama vectorial de las ciudades españolas esté cambiando como nunca antes lo había hecho. A las plagas comunes de roedores, cucarachas y chinches, se están sumando con cada vez más fuerza mosquitos invasores como el mosquito tigre (Aedes albopictus) o el Aedes aegypti (que en diciembre de 2017 hizo una incursión en las islas Canarias con un par de ejemplares que, afortunadamente, se controló de forma rápida)”, detalla Fernández de Lezeta.

Además, estas plagas en algunos casos se están convirtiendo en eventos “muy molestos y peligrosos debido a sus agresivas picaduras y, sobre todo, las graves enfermedades que pueden transmitir a los seres humanos”, explica Fernández de Lezeta.

VÍDEO RELACIONADO: LOS MOSQUITOS INVADEN TALAVERA DE LA REINA