Secciones

¿Sabías que...? ¿Por qué hace más calor en verano si estamos más lejos del Sol?

El motivo de que existan las estaciones del año es la inclinación del eje terrestre

VÍDEO: ¿POR QUÉ EXISTEN LAS ESTACIONES DEL AÑO?

La órbita de la Tierra alrededor del Sol no es circular sino elíptica, por lo que no estamos siempre a la misma distancia del astro rey. Aún así, esto no tiene que ver con que el año se divida en cuatro estaciones.

¿Por qué hay entonces cuatro estaciones en el año? El eje de giro de la Tierra no pasa por los polos sino que está inclinado. Cuando el norte del eje se inclina hacia el Sol, es verano en nuestro hemisferio y se dan los meses más cálidos del año al estar más expuestos de forma directa a la radiación solar, que llega más perpendicular.

Por el contrario, en los meses de invierno boreal (hemisferio norte), es el sur del eje de giro el que está dirigido hacia el Sol (verano austral).

Las estaciones no se deben a la distancia al Sol sino a la inclinación del eje terrestre respecto a la órbita.

De hecho, el solsticio de verano del hemisferio norte, que se produce a finales del mes de junio, se encuentra cercano al punto de la órbita en el que la Tierra está más alejada del Sol (afelio), que ocurre a principios del mes de julio.

Cuando la Tierra se encuentra en el afelio la velocidad del planeta es la mínima, mientras que en el perihelio (punto más cercano al Sol) la velocidad es máxima.

Por tanto, en el hemisferio sur, el verano coincide con la época más cercana al sol y el invierno con la más alejada de éste. Es uno de los motivos que favorecen que las estaciones sean más extremas en el otro hemisferio.

¿Por qué la canícula no coincide con el solsticio de verano?

Si las temperaturas dependen de la inclinación del eje de la tierra respecto a la órbita alrededor del, podríamos pensar que entorno al solsticio de verano, cuando la inclinación es máxima y la radiación solar incide más en nuestras latitudes, tendrían que darse los días más calurosos. Por el contrario, el periodo más cálido del año es la canícula (15 julio al 15 agosto).

En España julio es el mes más cálido del año, seguido de agosto.

La atmósfera lleva cierto retraso respecto a lo que ocurre a nivel astronómico, es lo que se conoce como inercia térmica: tanto la atmósfera como el océano tardan en acumular el calor procedente del sol.

Este mismo comportamiento también lo podemos observar en la temperatura diaria ya que las máximas se dan después del mediodía solar y las mínimas normalmente cuando amanece, no durante la noche.

Durante el solsticio de verano la incidencia de la luz solar es máxima