Secciones

Previsión ¿Por qué ha cambiado el tiempo de golpe?

Esta semana decimos adiós al anticiclón con temperaturas más bajas de lo normal en España. Pero, ¿a dónde ha ido?

Tras meses de invierno seco y con temperaturas más calurosas de lo que cabría esperar, el tiempo en España ha cambiado en plena primavera, ya casi a las puertas de Semana Santa. ¿Por qué ha pasado?

Durante los meses de invierno el anticiclón marcó la situación en la Península. Las áreas de altas presiones pueden permanecer estacionarias durante varias semanas provocando la ausencia de nubes y el calentamiento del aire por la radiación solar. Además, actúan como escudos que impiden la llegada de frentes y precipitaciones.

Media de la altura geopotencial (850 hPa) durante los meses ene-feb-mar 2019. Los colores rojizos muestran que predominaron las altas presiones esos meses. Fuente: NOAA.

Esto es justo lo que ha venido ocurriendo durante demasiado tiempo en nuestro país, pero la atmósfera siempre está en movimiento y, finalmente, inauguramos abril con la retirada del anticiclón que se dirigió hacia el norte.

Anomalía de presión el día 1 de abril. Un gran anticiclón en el norte de Europa y presiones bajas que dejaron tiempo inestable y lluvia en España.

Al fin y al cabo, la presión y sus cambios son los factores que más determinan el tiempo que hace. Siempre habrá borrascas (bajas presiones) y anticiclones (altas), ya que la atmósfera tiene siempre la misma cantidad de aire y, si en una zona del planeta se acumula una mayor masa de aire (anticiclón), en otra zona tendrá que haber un déficit de aire (borrasca).

Cómo nos ha afectado

De repente, abril comenzó con un panorama totalmente distinto; con un pasillo entre anticiclones las masas cargadas de humedad sí pueden llegar a nosotros dejando lluvia y temperaturas más bajas.


Tenemos calor en Europa, pero nada comparado con lo del 2018

Y, mientras estos días tenemos temperaturas algo frescas en España, con valores por debajo de lo normal para esta época del año, la península Escandinava, Dinamarca, Polonia, República Checa, Eslovaquia o Hungría están bajo la influencia de masas de aire anormalmente cálidas.

Calor, pero no tanto

Sin embargo, aunque ya se ha visto a la gente caminar en manga corta al sol en algunas capitales europeas, no es nada comparado con la situación que se vivió la pasada primavera 2018.

El mes de mayo fue en Europa el más caluroso desde que se tienen registros y además nuestro continenete sufrió la primera ola de calor del año y en abril ya se habían batido récords de calor. En Londres se registró el día más cálido de abril desde 1949 con 29ºC medidos en una de sus estaciones meteorológicas y en Francia ya habían alcanzado los 30ºC.