Secciones

Sostenibilidad Por qué el suelo es tan importante para los ecosistemas

El 7 de julio es el Día Mundial de la Conservación del Suelo. Las funciones del suelo son más de las que imaginamos. ¡Echa un vistazo!

“Conocemos más del movimiento de los cuerpos celestes que del suelo que pisamos”, dijo en su día Leonardo Da Vinci. Desde el Renacimiento hemos avanzado, pero aún no somos muy conscientes de por qué el suelo es tan importante para los ecosistemas.

Por eso, no está mal que tengamos un Día Mundial de la Conservación del Suelo, que celebramos este 7 de julio. El suelo es la delgada capa superior de la tierra, lo que hay entre las rocas y la atmósfera. No pasa de unos cuantos centímetros, pero nos proporciona alimentos, cumple funciones ambientales y alberga la cuarta parte de la biodiversidad de todo el planeta. 

El 7 de julio se celebra el Día Mundial de la Conservación del Suelo. Fuente: Pexels

Y es que el suelo no es esa lámina inerte que pensamos. Al contrario, debajo de nuestros pies hay todo un universo vegetal, de millones de microorganismos y de pequeños seres vivos, cuya interacción mantiene el suelo sano y fértil. Sin embargo, no solemos ser conscientes de cuál es la importancia del suelo para el ser humano.

Un puñado de suelo alberga tantos millones de microorganismos como personas viven en el planeta, es decir, más de 7.000 millones

Un puñado de suelo alberga tantos millones de microorganismos como personas viven en el planeta, es decir, más de 7.000 millones. Y eso que conocemos muy pocos: se estima que puede haber un millón de tipos de bacterias y apenas conocemos un 1-2% de todas ellas.

Por qué el suelo es tan importante para los ecosistemas

El suelo es “la epidermis viva de la Tierra, una capita fina que es vital para los seres humanos”, afirma David Badía, profesor universitario de Ciencias del Suelo y presidente de la Delegación de la Sociedad Española de la Ciencia del Suelo (SECS) en Aragón. “Está compuesto de materia mineral y materia orgánica, es decir, elementos sólidos, pero también contiene agua y aire, que son absolutamente esenciales para la vida”, explica Badía.

El suelo está compuesto de materia orgánica y mineral, agua y aire. Fuente: Pexles

Está claro, si te preguntas por qué el suelo es tan importante para los ecosistemas: es porque supone la base en la que se encuentran y se interrelacionan la flora, fauna, paisaje, hidrología, y todos los elementos que forman un ecosistema. Por ello, un suelo sano y que mantenga el equilibrio entre todos sus componentes será imprescindible para que perviva ese ecosistema.

Funciones del suelo

Entre las funciones del suelo esenciales para la existencia humana, destaca por supuesto, el suministro de alimentos: directamente, con las hortalizas, cereales, legumbres, etc, o indirectamente, a través de los prados y los pastos que nutren al ganado. Un 95% de lo que comemos se produce gracias al suelo. Pero no es lo único que aporta el suelo: también nos viste, a través del cultivo del algodón o el lino; y la madera de los bosques nos proporciona mobiliario y papel. Está claro por qué los suelos son tan importantes.

El 95% de lo que comemos se produce gracias al suelo. También nos proporciona vestido, mobiliario y papel

Esos no son los únicos servicios que nos presta, hay más funciones del suelo fundamentales para nosotros, como su papel ambiental: “En el suelo hay 25.000 millones de toneladas de carbono, que forma parte del CO2, uno de los gases de efecto invernadero. Son 3 veces más que el CO2 presente en la atmósfera, y 4 veces más que la vegetación de todo el planeta».

El suelo es un sumidero de carbono, que nos puede ayudar contra el cambio climático. Fuente: Pexels

Por ello, entre las funciones del suelo está también la de luchar contra el cambio climático. “Si lo usamos bien, puede ser un sumidero de carbono, que nos sirva para capturar CO2. Por el contrario, si lo hacemos mal será una fuente de carbono”, advierte el profesor Badía.

Almacena y filtra el agua y contiene tres veces más CO2 que el presente en la atmósfera, y 4 veces más que la vegetación de todo el planeta

Otras funciones del suelo son que almacena y filtra el agua, mejorando la resiliencia de los ecosistemas, tanto frente a lluvias extremas como frente a sequías. “Incluso en el caso de que se produzcan vertidos accidentales, hay organismos vivos que son capaces de degradar esos contaminantes o de eliminarlos”, añade el profesor Badía. Otra razón más para ver por qué el suelo es tan importante para los ecosistemas.

Cuál es la importancia del suelo para el ser humano

Pero aún hay más cosas que aporta el suelo: por ejemplo, nos ayuda a luchar contra las enfermedades. El genero de hongos penicilium, el más abundante en el suelo, nos permite fabricar penicilina, de donde sacamos los antibióticos, o el Strectomiciilium, otro antibiótico que obtenemos de una bacteria presente en el suelo”, apunta Badía.

El suelo está más protegido con una cubierta vegetal o de rastrojos. Fuente: Pexels

El suelo es un recurso absolutamente necesario y no es infinito, por eso es importante su conservación. Ya que, además, si se pierde, es imposible de regenerar a escala humana, se necesitarían varias generaciones para volver a construir todo ese universo de vida que se esconde en sus entrañas.

Cuando el suelo se pierde es imposible de regenerar en un periodo de tiempo de escala humana. En la actualidad, el 33% del suelo del mundo está altamente degradado

El 33% del suelo en el mundo se encuentra altamente degradado, según datos de la FAO. Una degradación que se produce por erosión, salinización, compactación, acidificación, contaminación química y agotamiento de nutrientes.

Pérdidas de suelo por erosión

La erosión es uno de los problemas que más afectan al suelo en España. Se puede producir “por la combinación de sequías, que dejan el suelo sin la protección de una cubierta vegetal protectora, seguidas de lluvias torrenciales”, explica el profesor Badía, que señala que en los suelos agrícolas podría evitarse dejando rastrojos entre la cosecha y la siembra, o mediante rotación de cultivos”. En los bosques, los incendios, además de hacernos perder una masa forestal muy importante, dejan también el suelo desprotegido. Sin suelo, todo desaparece; una muestra clara de por qué el suelo es tan importante para los ecosistemas.

La erosión es uno de los problemas más graves del suelo en España. Fuente: Pexels

También se pierde mucho suelo por compactación o sellado, es decir, cuando edificamos y urbanizamos un espacio. “Igual podría hacerse una mejor selección de los lugares en los que construimos, porque a veces se eliminan zonas de suelos muy productivos”, explica Badía.

Contaminación y vertidos

La contaminación es otro de los problemas que tristemente también conocemos, no solo por vertidos accidentales, sino por determinadas formas de explotación, como las macrogranjas y su aporte al suelo, por encima de la capacidad de absorción de los cultivos  y del propio suelo, supone una adición de metales pesados y especialmente de nitratos, que acaban en el agua.