Secciones

¿Sabías que...? ¿Por qué el rocío se forma siempre de madrugada?

Las gotas de agua que lo inundan todo en las noches húmedas y frías se dan a partir de una temperatura clave

El rocío son diminutas gotas de agua que se ven a veces sobre superficies, como las hojas de las plantas, los cristales de las ventanas o el coche aparcado en el exterior… ¿te habías fijado que suele darse a primera hora de la mañana y sobre todo en invierno? No es casualidad.

Determinante la humedad… y aún más la temperatura

El aire de la atmósfera no es «aire seco» sino que siempre contiene vapor de agua y, dependiendo de si es mucho o poco, será una masa de aire más húmeda o seca, respectivamente.

La capacidad de una masa de aire de acumular vapor de agua depende de su temperatura. El aire cálido es capaz de contener una mayor cantidad de vapor de agua en su seno que el aire frío. Por el contrario, el aire frío se satura con mayor facilidad: con menor cantidad de vapor, se condensará y el agua pasará a estado líquido y se formará rocío en las superficies.

De aquí nace el concepto de humedad relativa que utilizamos habitualmente en los pronósticos u observaciones del tiempo; es el porcentaje de vapor de agua que contiene el aire respecto al que podría llegar a contener esa masa de aire. Es decir, con una humedad relativa del 100% o superior se produciría saturación y se formarían gotas de agua líquida.

Concepto: temperatura del punto de rocío

La temperatura del punto de rocío sería el valor hasta el que tendría que descender la temperatura de una masa de aire para que se produjera saturación sin que aumentara la cantidad de vapor que contiene. Por tanto, la temperatura del punto de rocío es siempre igual o inferior a la real.

Esto es aproximadamente lo que ocurre durante las noches. Según deja de llegar radiación solar, las superficies tienden a perder calor y la atmósfera cercana al suelo se enfría con el paso de las horas, por ello, es de madrugada o a primera hora de la mañana cuando se registran las temperaturas más bajas y cuando es más probable la formación de rocío.

En noches muy frías y temperaturas por debajo de los 0ºC el vapor de agua puede depositarse directamente en forma de hielo, es lo que conocemos como escarcha o heladas blancas.

Las condiciones ideales

Es más fácil que el rocío o la escarcha se den en noches de estabilidad, con poco viento y cielos despejados, que facilitan el rápido enfriamiento nocturno de las capas bajas de la atmósfera. Pero también ayuda que los días anteriores hubiera tiempo húmedo y precipitaciones.