Secciones

Cambio Climático ¿Por qué arde California como nunca? El papel del cambio climático

5 de los peores incendios de la historia del estado se han registrado este 2020

VÍDEO: EL PAPEL DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN LOS INCENDIOS DE CALIFORNIA

Históricamente, California ha sido lugar de incendios. Desde que hay registros, el fuego ha campado a sus anchas por el estado dorado año tras año, aunque nuca con la ferocidad con la que lo hace últimamente.

Seis de los incendios más grandes que han recorrido California han ocurrido desde 2018, y cinco de ellos son de este 2020. Este es, sin duda, el peor de todos los años de incendios desde que existe un registro. Pero ¿por qué?, ¿qué está haciendo arder California como nunca se ha visto?

Desde agosto California lucha contra más de una veintena de incendios de manera continua y contra grandes nubes de humo. Fuente: NOAA/GOES17

La explicación es sencilla, y el cambio climático esta detrás de mucho de lo que esta pasando. El nuevo clima que ha hecho que olas de calor y sequías sean más intensas y duraderas. El ambiente seco que proporcionan esos nuevos escenarios climáticos, extraen el agua de todo, deshidratan por completo la vegetación y la superficie, convirtiéndola en un auténtico polvorín. 

El cambio climático ha sido un factor clave para aumentar el riesgo y la extensión de los incendios forestales en California y todo el oeste de los Estados Unidos. El riesgo de incendios forestales depende de varios factores, que incluyen la temperatura, la humedad del suelo y la presencia de árboles, arbustos y otros potenciales combustibles. 

Focos activos en Estados Unidos a vista de satélite. Fuente/NASA

Cada uno de estos factores está muy ligado a la variabilidad climática. Una cosa es el cambio climático natural, que de hecho ya contribuye cíclicamente a potenciar un ambiente propicio para que se propaguen los incendios. 

El riesgo de incendios forestales depende de la temperatura, la humedad del suelo y la presencia de árboles, arbustos y otros potenciales combustibles

Porcentaje de sequía en California desde el arranque de este siglo hasta la actualidad. La última década ha sido especialmente crítica. Fuente: NOAA/NWS

Pero otra, es el cambio climático antropogénico, el que fabricamos nosotros, y que hace que los combustibles forestales (la materia orgánica que se quema y propaga los incendios forestales) estén cada vez más secos.

Esta es la principal razón por la cual se han duplicado el número de grandes incendios desde 1984 hasta la fecha en esa región occidental de Estados Unidos. 

Transporte de monóxido de carbono de los incendios de California entre el 11 y 13 de septiembre de 2020. Fuente : NASA

Durante la última década, la ciencia ha podido demostrar múltiples veces, que aquellos cambios en nuestro clima que generan condiciones más cálidas y secas, es decir un aumento de la sequía y una temporada de incendios más larga, están detrás del aumento del riesgo de incendios forestales. 

Las predicciones para futuros escenarios climáticos muestran cómo, para gran parte del oeste de Estados Unidos, aumentar la temperatura media anual 1 grado centígrado supondría un aumento de la superficie calcinada media por año de un 600% para ciertos tipos de bosques. 

En un futuro, un aumento de 1 grado de temperatura media, supondrá aumentar la superficie media calcinada un 600 por ciento

Hace ya años, los expertos advertían de las señales evidentes que están amplificando los incendios, en California y otras muchas zonas del mundo. Las olas de calor son cada vez más intensas y duraderas y las temporadas de incendios se alargan al igual que lo hacen las estaciones cálidas como el verano

También ha cambiado el comportamiento de los incendios. Alimentados por vegetación que cada vez arde con más facilidad, se propagan a mayor velocidad y son más difíciles de controlar por el comportamiento cada vez más errático que tienen. Son los llamados incendios de cuarta generación.

Tendencia de las temperaturas en California desde 1895 a 2019. Fuente : NOAA

Clima aparte, el impacto sobre la población es cada vez mayor, porque hay más fuego, hay más humo y encima nosotros, los humanos, nos empeñamos en vivir cada vez más metidos en entornos naturales con el riesgo que eso conlleva. 

Lo que ocurre en California y otros estados del oeste de Estados Unidos también es extrapolable a otras zonas del mundo.

El registro térmico lo dice todo, nueve de los 10 años más cálidos registrados en el mundo han ocurrido desde 2005, y los cinco años desde 2016 hasta este año será muy probablemente el período más caluroso registrado hasta ahora. Sirva como ejemplo dos de los estados más afectados por el fuego, Oregón y California,  que se han calentado más de 1°C desde 1900.

El papel de las sequías prolongadas

Al aumento térmico en California y otras regiones, hay que sumar una sequía prolongada durante la última década que ha matado millones de árboles, convirtiéndolos en un potente combustible para los incendios. Las regiones montañosas que normalmente son más frías y húmedas, se han secado más rápidamente en verano, lo que aumenta la carga potencial de combustible.

Los expertos en cambio climático ya habían pronosticado mucho de lo que hoy vivimos hace años. Sabíamos que los incendios forestales en ciertas regiones crecerían en tamaño, escala e impacto, pero esas predicciones se están cumpliendo más rápido de lo esperado.